ESCOCIA

Los camareros de un pub escocés dejan de usar kilts ante el acoso de sus clientas

Los empleados del “Hootananny” denunciaron abusos de grupos de mujeres que trataban de levantarles la falda para comprobar si usaban ropa interior.

Foto: The Inverness Courier [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Por Darío Silva D'Andrea (El Post)

(4 de agosto de 2015) Los camareros del célebre pub Hootananny, situado en una pequeña localidad del norte de Escocia dejaron de usar sus kilts (faldas escocesas) después de quejarse del constante abuso de las clientas del bar que tratan de comprobar si son “verdaderos escoceses”.

Hasta ahora, los trabajadores de este tradicional pub se ponían sus típicas faldas a cuadros en consonancia con la atmósfera del pub, pero tuvieron que cambiar sus uniformes por pantalones despúes de denunciar que algunos grupos de mujeres trataban de levantarles la falda para comprobar si llevaban ropa interior.

Ian Howie, gerente del bar, aseguró que estos incidentes ocurrían sobre todo durante los fines de semana cuando el pub está particularmente concurrido. “Te encuentras a grupos de mujeres bebiendo mientras recoges vasos y te preguntan si eres un verdadero escocés para terminar por comprobarlo ellas mismas“, aseguró Howie en declaraciones al diario The Inverness Courier.

Las primeras veces tiene gracia. Pero cuando el bar está realmente lleno y todos tenemos que trabajar duro y rápido, y tienes las manos llenas de vasos te sientes verdaderamente vulnerable“. “Estás pensando, ‘o rompes estos vasos o te van a volver a tirar del kilt’, ellas lo ven gracioso, pero es bastante humillante“.

Kit Fraser, el dueño de Hootananny, lo describe como “sexismo puro”. “Puede parecer divertido pero es muy serio, las mujeres tiran de sus faldas“, afirmó. “Imagínese que yo fuera a un restaurante y pasearas mis manos por las faldas de las chicas. Iría directo a la comisaría“.

Fraser dice que el cuida de sus clientes pero que sus trabajadores son igualmente importantes. “No voy a a obligarlos a hacer algo que no quieran hacer“. Además aseguró que su equipo está muy concienciado con el tema del sexismo y que es el momento de que las mujeres se pongan al día de este problema.

Ramsay McGhee, de la Asociación del Comercio Escocesa, afirmó que ningún empleado puede sufrir acoso sexual en el trabajo sin importar su género. “Parece que estos chicos consideran pragmático y de sentido común dar una solución a este problema tan irritante“, dijo McGhee a The Scottsman.

Es ridículo. Vestir un kilt en un sitio como el Hootananny agrega caracter a todo el ambiente“. Un portavoz del gobierno escoces aseguró que:”Todo el mundo en Escocia debería tener el derecho a trabajar sin miedo al acoso y es importante gestionar esto en todos lo ambientes de trabajo“.

Un orgullo nacional

El kilt escocés es único en el mundo, ya que sólo lo usan los hombres, y no las mujeres. Su origen se remonta hasta el siglo XVI en las Highlands. Se cree que esta falda está influenciada por las vestimentas que llevaban los normandos y vikingos cunado conquistaron las islas británicas en el siglo VIII. Esta creencia está determinada por el origen de la palabra kilt, que proviene de un antiguo vocablo nórdico, y que significa “tejido doblado en capas”.

En sus orígenes la falda estaba hecha por una tela de cinco metros sin confeccionar por dos de ancho que se ceñía a la cintura con un cinturón y la parte superior de la cintura se sujetaba con un broche en el hombro. Esta parte superior se podía colocar de distintas maneras dependiendo del clima, la temperatura o de la libertad de movimientos que se necesitara.

Llama la atención la cantidad de tela que se empelaba para los kilts, pero su explicación tiene lógica. Cada noche, los guerreros se quitaban la falta y la empleaban como manta para taparse. Con el tiempo el diseño ha ido evolucionando y haciéndose más práctico. La falda que conocemos en la actualidad nació en el siglo XVIII y no tiene la parte superior que se ataba al cuello.

Dicen que prohibir significa ‘encender el deseo’, y eso parece que fue exactamente lo que ocurrió en Escocia. Tras la derrota de los jacobitas enla batalla de Culloden, en 1746, se prohibió el uso del kilt pero resistió y no desapareció, ya que el ejército británico lo mantuvo como parte de su uniforme y solo se permitió su empleo a aquellas personas que se unieran a las filas del ejército.

Esta prohibición -que duró hasta 1782- significó para los escoceses una incitación a la subversión. Hoy en día, todos aquellos que tienen pretensiones de ascendencia escocesa visten orgullosos la falda, cuyo uso ha quedado relegado en la actualidad a acontecimientos importantes como las bodas, aunque en los últimos años, muchos hombres han optado por regresar a sus raíces y vestirla como antaño, es decir, a diario.-

Deja un comentario