CHINA

Explorando el lado menos conocido de Beijing

El auténtico corazón chino está lejos de las multitudes, en los lagos silenciosos, los barrios tradicionales, los suburbios y los platos ardientes. Fotos.

Entre las megápolis chinas, la capital es una de las ciudades en las que la tradición sigue siendo esencial. El Templo de Lama, los hutongs, y las cervecerías artesanales marcan un camino hacia esa autenticidad que se mide en milenios. Foto: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuánto tiempo ir: , días

Cuándo ir: , ,

Con quién ir: ,

Ideal para: ,

Por Justin Bergman (The New York Times / Travel)

Muchos de los hutong de Beijing fueron demolidos, y otros han sido derribados y convertidos en parques temáticos. El barrio Dashilar, uno de los más antiguos, sigue otro camino con arquitectos que buscan un proceso de aburguesamiento. Una antigua fábrica en un edificio art déco de 1950 fue bellamente renovada en una cafetería que sirve café orgánico procedente de Yunan y chocolates con el fuerte licor chino er guo tou.

Como el nombre lo sugiere, Old Beijing Zhajiang Noodle King (“El rey del tradicional Zaghiang de Beijing” hace una cosa realmente bien: zhajiang mian, un plato de fideos de trigo hechos a mano, tan evocadores como el pato asado de los dumplings. Los clientes sorben tazones de fideos con pepino y rabanito rallado, brotes de granos y una salsa agria de cerdo y soja.

El Distrito de Arte 798, de crecimiento descontrolado, es todavía refugio del arte contemporáneo, pero en los polvorientos suburbios más allá de la carretera Firth Ring, el centro de arte Three Shadows Photography es la primera galería china dedicada a la fotografía, donde se exhiben trabajos que a veces exploran el lado más crudo de la vida local moderna (gratis).

Los fanáticos del pato se enfrentarán a una decisión difícil en Beijing: con tanto kao ya (pato asado) para elegir, ¿cómo ir al lugar correcto? Duck de Chine es la respuesta, con vigas a la vista, elegantes faroles rojos y un gong para anunciar la llegada de su ave.

Incluso hay un arte para prepararlo: se lo cocina hasta que esté crujiente en un horno con madera de dátil que aumenta el sabor, luego se lo corta y se envuelve en un panqueque con un espiral de tian mian Jiang (salsa de poroto dulce) casera y rábano, apio y puerro cortado en juliana. Afortunadamente, el alto valor de producción no infla el precio: 268 renminbi.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 13 =