Panorámica. Desde la terraza del hotel Parq Central se tienen fabulosas vistas de la ciudad. El restaurante del hotel se hizo sobre un antiguo hospital psiquiátrico. Allí, un cartel malicioso anuncia: «No es una farmacia autorizada», y da vía libre al licor de flor de saúco.

Volver a la nota: Tres días en Albuquerque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − 4 =