ITALIA

Ravenna, refugio y sueño del Dante

En la antiquísima ciudad que el poeta eligió para escribir La divina comedia se encuentra la mayor colección de mosaicos bizantinos de Occidente. El aislamiento los salvó de invasiones y bombardeos. Fotos.

A menos de dos hora en auto o tren desde Bologna, Ravenna es una modesta ciudad de 150 mil habitantes, en el límite de la región Emilia-Romagna, a pocos kilómetros del mar Adriático. Foto: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Ideal para: ,

Por Ann Mah (The New York Times / Travel)

En el corazón de Ravenna vi hombros vistiendo calzas de leopardo y capas de terciopelo, mujeres con joyas y vestidos de seda resplandeciente. Pero no estaban paseando por la Piazza del Popolo sino retratados en mosaicos, pequeños cubos de vidrio de color, pegados más de 1.500 años atrás. Brillando desde las paredes de ocho primitivos monumentos cristianos, estos mosaicos bizantinos conforman la mayor colección de este tipo en Europa Occidental. Son Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1996.

A menos de dos hora en auto o tren desde Bologna, Ravenna es una modesta ciudad de 150 mil habitantes, en el límite de la región Emilia-Romagna, a pocos kilómetros del mar Adriático. Dante estuvo exiliado aquí durante el siglo XIV, terminando su obra maestra, “La divina comedia”. Hoy Ravenna mantiene un aire de reclusión, alejada de la autopista nacional. Fue puerto marítimo, pero el Adriático retrocedió en la Edad Media. Ahora, un canal artificial conecta la ciudad con el mar.

Los visitantes encuentran un encantador centro histórico peatonal, calles de adoquín que llevan a piazzas rodeadas de arcadas y bares de vino. La ciudad disfrutó de un breve auge durante el siglo V como capital del Imperio Romano Occidental, cercana al poderoso puerto de Classe. Pero los conquistadores llegaron pronto: godos, luego bizantinos y finalmente lombardos en el siglo VIII, que sumieron a la ciudad en la oscuridad económica, algo que involuntariamente protegió su tesoro de mosaicos.

Permanecieron intactos durante el Renacimiento y el Barroco, incluso durante la Segunda Guerra Mundial, cuando las fuerzas aliadas bombardearon sólo la estación de tren. Hoy, hacer un tour por los sitios más antiguos es atestiguar el inicio del cristianismo, con su choque de motivos romanos, bizantinos y arios. El rey godo Teodorico el Grande era ario, rama que no aceptaba a Cristo como completamente divino.

En el Mausoleo di Galla Placidia -que presume de tener mosaicos, del 425, los más antiguos de la ciudad- maravilla un San Lorenzo enfrentando llamas ardientes, que inspiraron el Infierno de Dante. Aunque los restos del escritor permanecen en un pequeño mausoleo cerca de Piazza del Popolo, los locales dicen que su espíritu vaga por el pueblo desde 1321. En su tumba, una pequeña lámpara de aceito está permanentemente encendida; el combustible es un regalo de Florencia, la ciudad natal de la que se exilió.

GALERÍA DE FOTOS

Deja un comentario