Con prometedor arte local, precios ventajosos y mucha personalidad, Vilna, la capital, abre sus puertas al turismo. Adoptó el euro y se posiciona como la ciudad más barata del viejo mundo. Foto: The New York Times/Cedoc Perfil

Volver a la nota: Vilna, un tesoro báltico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − 6 =