vietnam

Pagodas, comida callejera y elegancia: 36 horas en Hanoi

La capital vietnamita dio un giro turístico al cumplir un milenio: periférico costero, templos que se visitan y menú sorprendente. Fotos.

Con un número de proyectos de construcción amenazando vecindarios más viejos, y un éxodo de residentes urbanos hacia suburbios como Lago Tay, Hanoi está modificándose aceleradamente. Sin embargo, lo óptimo no ha desaparecido. Foto: The New york Times [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para: ,

Por Robyn Eckhardt (The New York Times / Travel)

Hanoi está cambiando rápidamente gracias al floreciente paisaje de artes y la sofisticada vida nocturna que trajo el nuevo orgullo inyectado en 2010, por las celebraciones de su milenio. Con un número de proyectos de construcción amenazando vecindarios más viejos, y un éxodo de residentes urbanos hacia suburbios como Lago Tay, Hanoi está modificándose aceleradamente. Sin embargo, lo óptimo no ha desaparecido. La belleza de antaño está suspendida en calles alineadas con árboles y elegante arquitectura vieja. Y la cultura tradicional y la fantástica comida callejera complementan la postal más clásica.

Vietnam ha sido inundado por cierto tipo de melancolía por bao cap, los años magros que precedieron al doi moi, las medidas de reforma económica iniciadas por el gobierno en 1986. En State-Run Food Shop Nº 37 (cena para dos, US$ 22), esa nostalgia se evoca en canciones de época y los pedidos se escriben sobre imitaciones de vales de raciones. Afortunadamente, la austeridad no figura en el menú. Hanoi Street Food (US$ 75 por persona) guía a turistas por angostos callejones para encontrar joyas como hien luon xao (pimienta negra de anguilas chicas), vermicelli de arroz, cebollas dulces caramelizadas y fideos en sopa de cangrejo.

La creciente población de expatriados australianos en Hanoi ha resultado en una miniexplosión de cafeterías que sirven comida saludable. Entre ellas, Hanoi Social Club sirve un desayuno de quinua y polenta caliente con pistacho, pero el mesero no lo mirará con recelo si opta por el divino pastel de chocolate sin harina. La historia de la ciudad se puede conocer en el Parque Cultural Thang Long, una frondosa zona céntrica que hasta 2010 fue base militar. El principal atractivo es la ciudadela del siglo XI (Patrimonio de la Humanidad de Unesco), construida para marcar la reubicación de la capital de Vietnam en Hanoi. Un búnker subterráneo exhibe artefactos bélicos.

Desde que la ciudad pavimentó su periférico, boutiques, cafés y otros negocios se han unido a las pagodas tradicionales y zonas verdes sobre los márgenes del lago Tay. La extensión de 32 kilómetros es perfecta para ser explorada en bicicleta. Visite el complejo de pagodas Phu Tay Ho, pruebe café helado vietnamita en Café Xua Ven Ho, y luego desvíese a Closet, que vende prendas tejidas o de seda de la diseñadora japonesa Oda Tsubasa. Para una última copa acompañada de conversación interesante, vaya a Tadioto, un bar acogedor y sitio predilecto de los eruditos de Hanoi y del set creativo de la ciudad.

Galería de fotos

Deja un comentario