FESTIVAL HARBIN / CHINA

Comienza festival de esculturas de hielo más grandes del mundo

En medio de temperaturas difíciles de soportar, artistas en el norte de China se resisten al frío y crean un paisaje de ensueño hecho de hielo.

Reproducciones en hielo de la Muralla China y el palacio. Foto: dpa [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuándo ir:

Con quién ir: , ,

Ideal para:

(3 de enero de 2015) En medio de temperaturas difíciles de soportar, artistas en el norte de China se resisten al frío y crean un paisaje de ensueño hecho de hielo. Los palacios, los animales y las criaturas míticas que resplandecen bajo luces de neón son la mayor atracción de China en invierno. El termómetro indica 22 grados bajo cero. Sun Mojie, de 67 años, está en su elemento. Cuando espira, se forman pequeños cristales en su chaqueta. Con la mano acaricia un bloque de hielo de dos metros. “Este es un auténtico diamante en bruto”, dice Sun. Le llevará un día transformarlo en una escultura.

Todos los años nacen animales, criaturas mitícas y castillos completos durante la fiesta del hielo en la provincia de Heilongjiang, en el norte de China. Desde hace más de 300 años, los pescadores en la región, situada al sur de Siberia, tienen una relación especial con el agua congelada. Dicen que en el siglo XVII los primeros pescadores comenzaron a construir linternas de hielo para las oscuras noches de invierno.

Ellos perforaban en enormes cubos de hielo agujeros para colocar dentro las velas. Sun se crió en medio del intenso frío en la capital de la provincia, Harbin. De niño esculpía en invierno figuras en hielo. Más tarde, este pasatiempo se convirtió para él en profesión, porque el gobierno de la provincia se dio cuenta de que las linternas de hielo podrían ser una atracción turística. No se equivocó.

En 1953, los funcionarios de gobierno organizaron una fiesta del hielo en Harbin. Tres años después, amplias regiones de China se hundieron durante una década en el terror de la Revolución Cultural. Sin embargo, cuando el gigante asiático comenzó a impulsar en la década de los 80 una gran recuperación económica, también volvió a celebrarse la fiesta del hielo. Gracias al creciente bienestar de muchos chinos, la fiesta no ha dejado de crecer a lo largo de los años. Actualmente ya hay tres parques que cada invierno compiten entre ellos con sofisticadas esculturas para atraer al mayor número de visitantes.

Harbin reivindica para sí el título de mayor fiesta del hielo en el mundo. Alrededor de un millón de personas acude todos los años al norte de China para contemplar las obras de arte esculpidas en hielo. Con este evento solo pueden competir a lo sumo el festival de la nieve de Sapporo, Japón, y el carnaval de invierno en la provincia canadiense de Quebec o el festival de esquí en Noruega.

Sun Mojie da un paso atrás y observa el bloque de hielo. Se está perfilando la forma todavía tosca de una cabeza. “Nuestro trabajo es una modalidad de arte muy efímera”, dice Sun. “Es un trabajo para el momento. Este es su atractivo“. Los escultores disponen de meses para hacer sus obras. A él, como artista del hielo, solo le quedan un par de días. Ello es así porque incluso con temperaturas bajo cero las obras no aguantan mucho tiempo. Sun señala con su guante el ala de un ángel esculpido en el hielo. Las finas vetas de las plumas ya no se reconocen apenas. “Es por el viento”, explica Sun. Incluso con temperaturas de 30 grados bajo cero, el viento destruye en cuestión de días los finos detalles de las obras de arte.

Harbin debe su importancia a Rusia. En el año 1896, el imperio zarista negoció con China un convenio para la construcción de una línea ferroviaria entre Vladivostok y la ciudad costera de Dalian, situada a más de 800 kilómetros al noreste de Pekín. Como la línea pasaba por Harbin, la presencia de trabajadores rusos y más tarde de refugiados después de la Revolución de 1917 hizo que esta ciudad fuera creciendo para convertirse en una urbe industrial y comercial. Hasta el día de hoy, la iglesia ortodoxa de Santa Sofía y una sinagoga permanecen como testigos del pasado ruso y judío.

Los últimos rayos de sol desaparecen. Detrás de Sun resplandece ya el palacio de hielo, iluminado por una mezcla de neón azul, naranja y lila. Detrás del palacio ha sido abierto un tobogán en el que los visitantes, sentados sobre neumáticos, pueden deslizarse por un canal de hielo de unos 50 metros de largo. Sin embargo, la mayor atracción del parque es una torre de hielo desde cuya punta se puede observar todo el complejo.

DATOS ÚTILES

  • Harbin es la capital de la provincia de Heilongjiang. Varias aerolíneas chinas ofrecen vuelos diarios a Harbin desde Pekín. También hay trenes de alta velocidad que comunican Pekín con Harbin, una distancia de más de 1.300 kilómetros. El vuelo desde Pekín dura unas dos horas, el viaje en tren unas ocho horas.
  • La fiesta de la nieve y el hielo comienza generalmente a principios de enero y está abierta hasta finales de febrero. En inviernos muy fríos, la fiesta puede prolongarse hasta entrado el mes de marzo. En ese caso, los turistas deben tomar en cuenta que las temperaturas pueden estar muy por debajo de los cero grados. Como promedio, durante el pasado invierno las temperaturas se situaban en alrededor de 20 grados bajo cero. En días extremadamente fríos, las temperaturas pueden caer a 35 grados bajo cero.

Deja un comentario