Cansada de su rutina diaria entre cuatro paredes y con luz “artificial”, renunció a su empleo en una empresa multinacional para ir detrás de sus sueños: viajar sola en moto por todo el mundo y sin fecha de regreso. Fotos: Gentileza Guadalupe Araoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 9 =