Misiones / Sheraton Iguazu Resort & Spa

Hotel a un salto de la Garganta del Diablo

Un solo hotel de cinco estrellas opera dentro del Parque Nacional Iguazú. Sus huéspedes son los únicos que llegan a las Cataratas caminando.

Fotos: Diario PERFIL [ Ver fotogalería ]

Por Ariel Ferrero (Diario PERFIL)

Es un caso único en el mundo: apreciar las cataratas del Iguazú desde la cama, en vivo y en directo… nada de videos en YouTube o fotos en Instagram. Naturaleza pura en toda su expresión desde la habitación del hotel. Ese es el mayor privilegio del Sheraton Iguazú Resort & Spa, el único hotel que está situado dentro del Parque Nacional Iguazú, justo enfrente de las cataratas del Iguazú.

Ya desde el momento del check-in, el lobby, prolijamente decorado, es un ventanal enorme a través del cual se aprecian las cascadas de agua, envueltas en la bruma eterna de la Garganta del Diablo, que se eleva incesante. Nublada o con sol, la escena es constante y deja al huésped sin aliento. Es la primera sensación que comparten los pasajeros que arriban al establecimiento, los miles de turistas chinos, estadounidenses y europeos –además de argentinos– que eligen este lugar cada año como su vidriera preferida en la selva misionera.

Elijo este lugar para hospedarme porque es una propiedad única en el mundo. Estás dentro de un Parque Nacional, enfrente de un paisaje tan increíble, hermoso”, comenta una desestresada turista canadiense que descansa en la piscina azul lapislázuli, piña colada en mano.

Cerca de 1.400.000 turistas visitaron las cataratas del Iguazú en 2015, rompiendo así el récord de 2012”, contabiliza Ezequiel Bermejo, gerente comercial de Iguazú Argentina. “La designación de las cataratas como una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo, el 11 de noviembre de 2011, sumada a la gran inversión en infraestructura de pasarelas y en el tren ecológico, provocó una explosión del turismo”, añadió.

Mientras la gran mayoría de los visitantes llega al Parque Nacional en automóvil, autobuses y vans, los huéspedes del Sheraton sólo deben caminar por un sendero que los guiará hasta la Estación Cataratas del Tren Ecológico.

Atención: la entrada al parque no está incluida en la tarifa hotelera. La siguiente parada es Garganta del Diablo. Otra alternativa es realizar el Sendero Inferior, el Sendero Superior o el Sendero Macuco, que se interna por la selva tropical y termina en un salto soñado (uno de los 260 que tienen las cataratas), donde es posible darse un chapuzón antes de regresar.

Situado a apenas 8 kilómetros del Aeropuerto Internacional de Puerto Iguazú (Argentina), y a 35 kilómetros del Aeropuerto Internacional de Foz do Iguaçu (Brasil), el Sheraton cuenta con 176 habitaciones, de las cuales ocho suites tienen terraza privada y palco preferencial a las cataratas.

El hotel dispone de todos los atributos de la cadena Sheraton (piscinas, spa, gimnasio, salones de convenciones, terapias). Pero un dato a tener en cuenta es el restaurante gourmet Garganta, el mismo donde por las mañanas se desayuna apreciando –una vez más– el torrente misionero. De noche, allí mismo se sirven varias especialidades locales.

LO BÁSICO

  • Habitación en Categoría Superior, con vista a las cataratas: ARS 4.550 + 21% IVA por noche.
  • Entrada general al PN Iguazú: $ 260; de 6 a 12 años, $ 60; no abonan los menores de 6 años, discapacitados y residentes en Puerto Iguazú y Andresito.

Deja un comentario