CANADÁ

De compras en Ottawa, un gran mercado urbano

varios chefs y empresarios reimaginaron y vigorizaron el área del Ward Market, empujándola hacia una nueva era de shopping.

Foto: The New York Times / PERFIL [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Ideal para: ,

Hasta hace poco, el mercado By Ward, en Ottawa –nombre tanto de los más antiguos mercados de granja como del rústico conjunto de cuatro cuadras que lo alberga desde 1800– sufría una afección frecuente en las ciudades capitales: luego del rush hour, se adormecía. Ultimamente, varios chefs y empresarios han reimaginado y vigorizado el área, empujándola hacia una nueva era de shopping, establecimientos eclécticos y restaurantes que deberían probarse.

Las vinerías son inusuales en Ontario, donde el alcohol se vende casi exclusivamente a través de emporios franquiciados por el Estado. Sin embargo, en la vinería-boutique “Wine Rack”, los clientes buscan varietales para acompañar las provisiones del Ward Market encuentran algunos añejos Cabernet, Gewürztraminer, Pinot Noir y Riesling locales que maridan con buenos sabores, además de todo un despliegue de sidras y vinos helados de marca.

El primer local en Ottawa de la “Chocolatería Bernard Callebaut”, una renombrada marca que trabaja con el cacao proveniente de las colinas Calgary, en Canadá, es incluso el primero en ofrecer sabores artesanales de chocolate caliente saborizado (US$ 5), como manteca de maní, jengibre o naranja. Pero la mayor apuesta son sin duda las barritas de “chocolate fusión” con sal marina, sazonado con orégano o tomillo (US$ 13 cada una), que pueden acompañarse con carnes embutidas y quesos.

Sobre Dalhousie St, la longeva tienda “Workshop Studio & Boutique”, de las diseñadoras Christina Balhorn y Bridget Remai, permite que los clientes vean al personal en acción, cosiendo y armando joyas. La firma de lencería Amanda Beaubien cobró fama en 2013, gracias a su bien pensada selección de prendas de alta calidad y otras marcas intermedias de ropa interior y de entrecasa. Por ejemplo “Sloane & Tate”, una línea de pijamas de Los Angeles, elaborados con algodón producido en forma sustentable (desde US$ 59). Y para cerrar un día de compras, se pueden probar los nuevos productos de “Mellos”, famoso bar de 72 años de vida, que incorporó especialidades asiáticas como repollitos de Bruselas al estilo coreano.

Deja un comentario