PATAGONIA ARGENTINA

Las gaviotas, el enemigo número uno de las ballenas francas

(13 de junio de 2016) El atractivo avistaje de las ballenas francas australes, cuya temporada comenzó hoy, tiene en la gaviota un formidable enemigo, que las autoridades intentan erradicar para evitar mayores daños a los cetáceos. Todos los años, al comenzar …

Foto: Pixabay [ Ver fotogalería ]

Ficha

Ideal para:

(13 de junio de 2016) El atractivo avistaje de las ballenas francas australes, cuya temporada comenzó hoy, tiene en la gaviota un formidable enemigo, que las autoridades intentan erradicar para evitar mayores daños a los cetáceos. Todos los años, al comenzar el invierno las ballenas llegan a las aguas de Península Valdés, en la provincia argentina de Chubut, unos 1.300 kilómetros al sur de Buenos Aires.

El problema actual de las ballenas francas son las gaviotas cocineras, que son las que picotean el lomo de la ballena provocándoles heridas, y por ende heridas en la piel del animal“, declaró Paula Ortega, guía turística provincial, a la agencia Ansa. “Sabemos que el incremento de gaviotas se ha generado a partir de los basurales abiertos que había en las ciudades cercanas al Golfo Nuevo. En Puerto Madryn se ha logrado erradicar esos basurales, esto es muy reciente, es del año pasado, por lo cual vamos a ir viendo los cambios tal vez muy lentamente, pero ya es un avance“, explicó la guía.

El número de gaviotas se ha incrementado en los últimos tiempo y el ave puede convertirse en una verdadera molestia para el mamífero gigante, que en esta época del año se reune en Península Valdés para aparearse, parir y destetar a sus crías. Sin embargo, Ortega aclaró que “la gaviota por momentos puede ser un ave que puede molestar como en el caso de las ballenas, pero no deja de ser un ave que nos sirve, por ejemplo, cuando paran frente a los lobos marinos y se comen las placentas de esos animales, o sea que de alguna manera terminan limpiando la playa“. “A las gaviotas las vemos interactuando en toda la costa con toda la fauna marina y terminan convirtiéndose también en un atractivo“, concluyó.

Deja un comentario