Poca esperanza y mucha frustración: crisis del turismo en Turquía

Para atraer a los turistas, se bajan los precios o se ofrecen más servicios por la misma cantidad. Las playas y hoteles, casi vacíos.

En Antalya, con su famosa playa de Konyaalti, la situación no es mejor. En el agua de color turquesa frente a la costa se balancean dos motos acuáticas. En la playa hay varias canoas sin usar. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

(4 de julio de 2016) Yilmaz señala el paseo marítimo. “El año pasado había tantas personas caminando por este lugar que yo ni siquiera podía ver el agua. También estaban llenos los restaurantes, pero este año apenas han venido turistas“, dice Yilmaz, un turco de 40 años que dirige una tienda de souvenirs en Side, en la Riviera Turca. La playa de esta localidad de la costa sur de Turquía, al este de Antalya, está llena de reposeras pero no todas están ocupadas. Yilmaz vende en su comercio bolsas, abrebotellas, gorras y bebidas. El año pasado tenía dos empleados pero se vio obligado a despedirlos. No hay nadie en la tienda. Solo entra de vez en cuando un turista para comprar una botella de agua. “Después de esta temporada voy a cerrar mi negocio“, dice Yilmaz resignado. En Antalya, con su famosa playa de Konyaalti, la situación no es mejor. En el agua de color turquesa frente a la costa se balancean dos motos acuáticas. En la playa hay varias canoas sin usar.

El turismo en Turquía atraviesa una crisis, y esto se nota muy bien en Side y Antalya, informa Deutsche Presse Agentur (dpa). Las causas fundamentales son una incesante serie de atentados terroristas y las hasta hace poco malas relaciones con Rusia, de donde venían cada año millones de turistas. La imagen del país está deteriorada y esta situación afecta sobre todo a los comercios y los hoteleros en Antalya, un paraíso turístico. Según el Ministerio turco de Turismo, el número de turistas extranjeros cayó en mayo un 34,7 por ciento respecto al mes anterior. La mayoría de los turistas que viajan a Turquía son alemanes. El número de turistas procedentes de Alemania bajó en mayo un 31,5 por ciento. En el caso de los rusos, para quienes Turquía es uno de los destinos favoritos, el descenso fue especialmente dramático: un 91,8 por ciento.

Los hoteleros reaccionaron bajando los precios. El año pasado, todas las reservas estaban agotadas, dice Ibrahim Civiler, quien regenta un pequeño hotel boutique. Todavía no tiene grandes problemas, gracias a la buena valoración de su establecimiento en páginas web. Sin embargo, ha tenido que reducir los precios en un 25 por ciento. “Aquí no hay ningún riesgo de seguridad, pero son sobre todo los medios los que proyectan esa imagen de Turquía“, asegura Civiler. Aun así, los grandes touroperadores alemanes han observado una ligera recuperación del turismo en Turquía, gracias a la excelente relación entre el precio y la calidad del servicio, según explica Sebastian Ebel, presidente ejecutivo del touroperador “Tui”.

Hay dos factores básicos que explican la leve recuperación del turismo en Turquía. Por un lado los precios: para atraer a los turistas, muchos hoteles han bajado sus precios u ofrecen más servicios por la misma cantidad. “Este mecanismo de mercado está funcionando”, señala Torsten Schäfer, portavoz de la Asociación Alemana de Turismo (DRV). Y en segundo lugar está la situación en otros países del sur de Europa. “España está llena, Portugal está lleno”, explica Schäfer. Los hoteles en esos países están llenos y esto hace que Turquía vuelva a ser un destino atractivo. Sin embargo, este optimismo probablemente ha sido de muy breve duración. La muerte de más de 40 personas en un devastador atentado terrorista perpetrado el 28 de junio en el aeropuerto de Estambul disuadirá casi seguro a aún más turistas de viajar a Turquía.

Deja un comentario