El estado de Maranhao amplía el campo turístico hasta la cuarta dimensión: viajar al pasado. Las raíces africanas emergen en São Luis y la belleza eterna, en los Lençóis, la mayor concentración de dunas de América. Cuando llueve, se forman lagunas que son aptas para el baño. Foto: Diario PERFIL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *