La transformación de Pittsburgh, el hogar de los escritores exiliados

De potente polo industrial, la ciudad natal de Andy Warhol pasó a asilar escritores sin tierra. Transformación urbana, a 594 km de Nueva York.

De potente polo industrial, la ciudad natal de Andy Warhol pasó a asilar escritores sin tierra. Transformación urbana, a 594 km de Nueva York. [ Ver fotogalería ]

Por Brenda Spiegel (The New York Times / Travel/ Diario PERFIL)

A veces áspera, siempre empinada, los encantos de la Ciudad Acero a menudo se ocultan bajo la superficie. Aunque la revitalización del centro de Pittsburgh (EE.UU.) ha ganado mucha atención, últimamente gran parte de la acción se encuentra más lejos, en Lawrenceville y East Liberty. Aquí, la vieja guardia se mezcla con jóvenes con onda artística, ayudando a crear una ciudad que no teme a los sueños urbanos. Lo mejor de todo, si no les teme a las pendientes, es que la ciudad puede ser fácilmente explorada en bicicleta o a pie. Desde esperpentos industriales hasta desvanes ultramodernos, Pittsburgh no ahorra estilos arquitectónicos, pero sólo un edificio está cubierto de poesía gigante escrita en caligrafía china. Se trata de House Poem, una de las cuatro casas convertidas en proyectos de arte público sobre Sampsonia Way, una franja tranquila de North Side que también alberga el museo de arte Mattress Factory.

House Poem es un proyecto de Ciudad de Asilo, una organización que provee vivienda a escritores exiliados de todo el mundo y que convierte esas casas anteriormente abandonadas en gigantescas obras de arte. Su página de internet ofrece audios que explican las obras de arte que adornan cada casa y presentan a los autores que han vivido ahí. Pittsburgh es famosa para beber cerveza, pero en Arsenal Cider House todo se centra en las manzanas. La lista de sidras (US$ 6) es cambiante y hay incluso una de chocolate semidulce. Si prefiere los licores basados en uvas, a unas cuadras, Grapperia pone de relieve el patrimonio italiano de la ciudad con una línea de brandis de grapa. El Barrio Italiano, en el vecindario Bloomfield, es un área adormilada, pero alberga la aromática panadería Bread and Salt Bakery, que vende perfectos panes italianos clásicos e incluso pizzas por porciones (US$ 17 la libra).

La calle Butler Street aloja una variedad de boutiques independientes, con ofertas artesanales que incluyen una bufanda tejida en negro y dorado, los colores de la ciudad (US$ 35). En La Gourmandine, los fragantes aromas atraen a una clientela regular para probar aireados chouquettes (35 centavos de dólar), sabroso pain au raisin (2,20 dólares) y macarrones rellenos de fruta y crema. En bicicleta podrá explorar la Senda Patrimonial Tres Ríos. Cuando corta el parque South Shore Riverfront Park, la senda está alineada con reliquias industriales como una gigantesca olla de fundición. Para examinar más de cerca la era industrial de Pittsburgh, aventúrese más lejos hacia los Hornos Carrie, raros ejemplos remanentes de tecnología de fabricación de hierro previa a la II Guerra Mundial, que se elevan sobre el paisaje de Pittsburgh. La instalación puede recorrerse entre mayo y octubre (US$ 20).

Deja un comentario