El tránsito retrocede y los peatones ganan espacio en Europa

Los espacios cerrados al tráfico ganan terreno en Europa. Las ciudades más turísticas abren nuevos espacios peatonales para contribuir a rebajar la contaminación atmosférica

El ex alcalde Roma Ignazio Marino dispuso que cada calle que conduce al Coliseo atravesando los Foros Imperiales tenía que ser peatonal. Foto: dpa [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

París es la última metrópoli europea en crear una zona cerrada al tráfico en el centro, siguiendo el ejemplo de varias capitales en el Viejo Continente que crearon nuevos espacios peatonales para contribuir a rebajar la contaminación atmosférica. En la capital francesa, la orilla derecha del río Sena va a ser cerrada al tráfico. Junto al río se construirá un nuevo sendero de más de tres kilómetros de longitud que discurrirá desde el Louvre hasta la Plaza de la Bastilla.

Pese al impacto positivo para los peatones, los planes de cerrar la orilla derecha del Sena al tráfico son motivo de controversia. Los críticos temen que los 43.000 automovilistas que actualmente circulan a diario por la orilla sur buscarán rutas alternativas, lo que ocasionaría un aumento de la congestión vehicular y de la contaminación atmosférica en otras áreas de la ciudad. En Madrid, entanto, ambas orillas del río Manzanares fueron cerradas al tráfico y transformadas en un gran parque acuático llamado Madrid Río con muchos árboles, bancos, cafés, áreas de juego, campos de deporte y decenas de puentes para peatones, ciclistas y patinadores.

El ex alcalde Roma Ignazio Marino dispuso que cada calle que conduce al Coliseo atravesando los Foros Imperiales tenía que ser peatonal. Sin embargo, su sucesora Virginia Raggi revisó esta medida temporalmente permitiendo que los taxis y autobuses vuelvan a circular por esas populares calles turísticas hasta 2017, cuando se conviertan definitivamente en zonas peatonales. La Via della Conciliazione, en el Vaticano, también quedó parcialmente cerrada al tráfico durante el Jubileo Extraordinario de la Misericordia celebrado este año.

Moscú transformó en los últimos años muchas calles en zonas peatonales con comercios y cafés. Según la agencia de noticias Tass, el ayuntamiento de la capital rusa invirtió tan solo este año unos 300 millones de euros (unos 330 millones de dólares) en obras de repavimentación y la creación de carriles bici y espacios verdes. Para modernizar la ciudad y mejorar su calidad de vida con vistas al Mundial de fútbol 2018, el Gobierno de Moscú se empeña en asegurar que sus bulevares estén flanqueados por bonitos y confortables bancos de madera.

También en Oslo se están poniendo en marcha planes para expandir las zonas peatonales y prohibir el tránsito en una gran parte del centro de la ciudad para que los peatones puedan más fácilmente ir de compras. El objetivo del ayuntamiento de la capital noruega es reducir el tráfico en un 20 por ciento para el año 2020. La ciudad griega de Tesalónica terminó en 2013 la construcción de un paseo marítimo peatonal de 3,5 kilómetros de longitud que va desde la famosa Torre Blanca hasta la sala de conciertos. Los habitantes de Tesalónica se enamoraron de su Nea Paralia (nuevo puerto), el espacio público más grande de la ciudad, donde pueden dar paseos e ir en bicicleta o en patines.

Deja un comentario