Palm Beach fue pensada para la clase política estadounidense, pero sólo Donald Trump pudo convertir ese sueño en realidad. Aunque elitista, la ciudad se abre al turismo: golf, polo, playas espléndidas y recuerdos de Hollywood. Fotos: The New York Times/Travel / Diario Perfil

Volver a la nota: 36 horas en Palm Beach, el paraíso preferido de Donald Trump

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *