Carne charolais, mostaza de Dijon, patos y pollos de Bresse… la región del este de Francia que por sus viñedos fue galardonada como Patrimonio de la Humanidad, rinde homenaje a la «vie gourmande». Foto: Perfil

Volver a la nota: 36 horas en Borgoña, el templo de los placeres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + 1 =