SANTA FE / VERANO 2017

Las playas del norte rosarino y sus islas, cada vez más visitadas

La costa norte de Rosario invita a los turistas a recorrer el Paseo del Caminante, junto al puente que la une con la ciudad entrerriana de Victoria, o a embarcar para pasar el día en una isla con playa, laguna y múltiples servicios.

Foto: Archivo Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuándo ir:

Ideal para: , ,

La costa norte de Rosario invita a los turistas a recorrer el Paseo del Caminante, junto al puente que la une con la ciudad entrerriana de Victoria, o a embarcar para pasar el día en una isla con playa, laguna y múltiples servicios, en medio del río Paraná, donde los isleños ofrecen servicios con precios accesibles y numerosas actividades para toda la familia. Una de ella se encuentra entre la playa de La Florida y la cabecera del puente Rosario-Victoria y cuenta con los atractivos de la llamada Costa Alta, con un espacio público que ofrece un mirador, un embarcadero para cruzar a Isla Verde y el pintoresco Paseo del Caminante.

Hay un estacionamiento arbolado junto a bares y restaurantes en un sector cuyo mirador ofrece amplias vistas del río en lo alto de la barranca, desde la cual es posible descender -por una calle lateral o mediante un pintoresco ascensor gratuito con capacidad para 30 personas- al embarcadero para ir a la Isla Verde del Paraná, a 15 minutos de viaje. El cruce cuesta 60 pesos y se hace todos los días de 9.30 a 19.30, y en la isla una de las opciones es “pasar el día en la costa junto al Paraná, que tiene amplias vistas pero no es recomendable para los adeptos al agua porque la playa baja de golpe“, detalló Federico Storla, director ejecutivo de Turismo de Rosario, citado por la agencia Télam.

La isla también tiene “amplios sectores arbolados que se conjugan con servicios, como sanitarios y parrillas” y allí también se puede jugar al fútbol y al voley playero. Estas propuestas para pasarla bien se conjugan con la carta del parador Isla Verde, con un amplio salón donde es posible pedir desde “un sandwich familiar de milanesa”, a 60 pesos, con una porción de papas, a 40, o una media boga asada, a 150 pesos. Ejemplo de los precios accesibles son un agua mineral a 30 pesos; una gaseosa de 1,5 litro, a 50, y una cerveza de litro a 60 pesos, o la instalación de una carpa a un costo de 50 pesos por persona, con luz y sanitarios, pero sin agua caliente en las duchas.

Costa Alta está en la avenida Eudoro Carrasco 3650 y allí se accede al Paseo del Caminante por las calles Bajada Escauriza, Fontanarrosa y Galicia, de donde sale el servicio de lanchas a Isla Verde que tiene el último regreso a las 20 a un costo de 60 pesos, sin cargo para menores de 12. Las costas de arena se concentran en la zona norte de Rosario y al otro lado del río, por lo que desde La Estación Fluvial, a pasos del Monumento a la Bandera, salen embarcaciones que cruzan el Paraná hasta las playas de El Banquito, una gran franja de arena donde hay típicos paradores que agregan música y tragos a los días de sol en el río.

La Florida es la playa más tradicional de Rosario, tiene bares para comer o tomar algo, alquiler de sombrillas, reposeras y duchas en la playay en verano siempre ofrece recitales al aire libre, cuya agenda figura en FacebookEsta playa da acceso libre a la Rambla Catalunya y es ideal para relajarse en la arena o sentarse en algún bar con vista al río, y los fines de semana dispone de la feria de artesanías.

Para disfrutar el río también se puede cruzar el Paraná en kayak y ver cómo la ciudad se recorta a lo lejos, abordar una lancha para recorrer los canales isleños y conocer la extensa costa rosarina desde un gran barco por el Paraná o dejarse llevar por el viento en un íntimo paseo en velero.

Rosario ofrece además un paseo por su casco histórico y el Monumento a la Bandera, una caminata o una vuelta en bicicleta entre los espacios verdes de la costa, a lo que se suma una recorrida por el boulevard Oroño y el Parque de la Independencia. Las zonas gastronómicas llevan a tres rumbos con identidad propia: la avenida Pellegrini, con parrillas y carlitos; la calle Pichincha, donde hay bares y restaurantes para todos los gustos y sobresalen los pubs con cervezas artesanales, y la Costanera, donde resulta imperdible tomar un trago junto al Paraná y probar la especialidad regional de pescado de río.

Deja un comentario