PATAGONIA ARGENTINA

Guía de viaje | Unas vacaciones inolvidables entre ballenas y pingüinos

La temporada de avistaje en Chubut comienza los primeros días de junio y se extiende hasta diciembre. La propuesta perfecta para las vacaciones de invierno.

Foto: Pixabay [ Ver fotogalería ]

La Reserva Natural Península Valdés, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1999, es uno de los hábitat privilegiados para la reproducción de la ballena franca austral. Con unas 400 mil hectáreas de tierra al borde del Atlántico, logra albergar una gran biodiversidad de flora y fauna única en el mundo. Playas con enormes acantilados de gran valor geológico donde descubrir cuevas, salir a pasear en mountain bike, embarcarse para avistar los enormes cetáceos, practicar buceo o descubrir la aventura del kayak.

En esta región sureña de la costa atlántica, dotado de un paisaje asombroso, el visitante podrá sentirse en verdadero contacto con la naturaleza. Situada al noroeste de la provincia de Chubut, es una de las áreas patagónicas donde es posible disfrutar de un clima más apacible. Si bien se caracteriza por fuertes vientos, una mayor cantidad de días soleados y escasas lluvias, permiten disfrutar las cristalinas aguas, desde el mes de septiembre. El atractivo por excelencia es el avistaje de la ballena franca austral que puede alcanzar los 14 metros y pesar unas 50 toneladas.

Desde Puerto Pirámides, una aldea turística de características llamativas por su condición insular, se accede a los barcos o gomones que en unos escasos minutos acercarán hasta las colosales ballenas. En el pueblo hay un pequeño centro comercial en el que se pueden adquirir artesanías y recuerdos, degustar de un plato mediterráneo fresco u hospedarse en un alojamiento totalmente ecológico. Ideal para observar dunas y cielos cambiantes.

NATURALEZA PROTEGIDA

A unos 77 kilómetros de Puerto Madryn, se ubica el Istmo Carlos Ameghino donde deberá abonarse el ingreso a la Reserva. Un equipo de guardafaunas brindará la información necesaria para hacer el recorrido sin perderse ningún secreto. Dentro de la misma Península existen otras áreas naturales protegidas como la Isla de los Pájaros, Punta Pirámide, Caleta Valdés, Punta Norte y Punta Delgada donde es posible apreciar diferentes especies marinas como principal atractivo, y una gran diversidad de aves y fauna terrestre entre guanacos, zorros, choiques, martinetas, maras y liebres europeas.

UN POCO DE HISTORIA

En cada sendero de este recorrido se perciben las huellas del pasado. Las costas están formadas por roca sedimentarias que con el paso de millones de años consolidaron diversos estratos que simulan una paleta de colores rojizos, marrones y pasteles. También el hallazgo de fósiles marinos como ostras, dientes de tiburón, cangrejos y huesos de aves y mamíferos otorgan a este mágico rincón del país un alto valor geológico, lleno de bahías y grandes campos de médanos, producto de la erosión constante. Los primeros pobladores fueron los tehuelches, y por 1780 la corona española comenzó a utilizar uno de los puertos para el comercio de sal. Décadas más tarde, el atrayente turístico posicionó a esta reserva como la protagonista de la comarca chubutense.

LO QUE HAY QUE SABER

Foto: Pixabay

En esta zona, se prohíben las embarcaciones privadas y sólo seis empresas están habilitadas para adentrarse en el mar hasta los enormes animales que llegan para su apareamiento. Incluso, desde septiembre ya pueden verse las hembras con sus crías ofreciendo una postal inigualable.

La excursión dura alrededor de una hora, puede hacerse en barcos con capacidad para unas 70 personas, o en semirígidos más exclusivos donde podrá sentir de cerca el movimiento de las ballenas. En cualquiera de ellos, podrán hacerse los mejores retratos.

Siempre acompañados por un guía, es preciso seguir ciertas indicaciones como no arrojar nunca residuos al agua -que los cetáceos pueden confundir con alimento- y mantenerse en el mayor silencio posible para no ahuyentarlos. Otra de las opciones es quedarse en la costa con unos buenos binoculares que permitirán una perspectiva más extensa de los cuerpos, las colas y los soplidos que provocan un sonido muy particular.

QUÉ HACER

La estadía en Península Valdés conjuga descanso y relax con las más extremas aventuras. Entre las alternativas hay excursiones por tierra y por mar, como bucear en grutas y toparse con estrellas marinas, deslizarse en tablas por la arena, animarse al windsurf o dar un paseo en canoa.

Algunos alojamientos ofrecen por ejemplo un día de pesca acompañados por un profesional de la zona y equipamiento completo para salir en busca de salmones, besugos o cazones. Para los más novatos bajo el agua, una buena opción pueden ser los cursos rápidos de snorkelling.

LAS ESTRELLAS

En esta misma zona se erige la mayor colonia continental, fuera de la Antártida, de pingüinos de Magallanes, donde poder apreciar más de medio millón de aves que conquistan a miles de turistas del mundo cada año y despiertan gran interés de científicos y grupos de filmación.

Uno de los puntos recomendados es Punta Tombo, donde se podrá ver a los pingüinos junto a sus crías, con esa caminata tan particular y el aleteo característico para identificar a su pareja. Además, a lo largo de la costa pueden observarse varias especies de delfines y toninas, así como a partir de octubre orcas que llegan a medir más de 9 metros. En varias playas también se divisan lobos, elefantes y aves marinas.

CÓMO LLEGAR

Desde Buenos Aires son casi 1.400 kilómetros y la sede de arribo en avión será Puerto Madryn, donde llegan vuelos diarios de al menos dos empresas. Luego, hasta Península deberá recorrerse la ruta provincial 1 y 2 hasta el Istmo Carlos Ameghino. De allí a Puerto Pirámides restan solo 27 kilómetros, donde encontrará los servicios al visitante y el único lugar donde se puede cargar combustible. Por camino de ripio se recorren las restantes áreas, y si bien están en muy buen estado el tránsito debe hacerse con precaución.

POR LA RUTA AZUL

La Ruta Azul es uno de los circuitos turísticos más novedosos de la Argentina. A lo largo del litoral atlántico de la Patagonia Argentina alberga una fauna marina de características únicas e invita al avistaje de pingüinos de Magallanes y Penacho Amarillo, así como toninas overas, lobos marinos y orcas.

Esta ruta turística recorre la Ruta Nacional 3, entre las ciudades cabeceras de Comodoro Rivadavia, en la provincia de Chubut, y Río Gallegos, en la vecina Santa Cruz. La primera de estas urbes se constituye como la más importante de la región, por tener buenos servicios, infraestructura y un aeropuerto internacional. En la segunda, el viajero encuentra la mítica Ruta Nacional 40, que conecta de norte a sur casi todo el país.

El itinerario costero que propone la Ruta Azul une, a lo largo de 500 kilómetros, reconocidas áreas protegidas identificadas como “parques azules”, y en contraposición a los “parques verdes” que integran la Patagonia cordillerana. Y es que este camino conjuga de manera constante la estepa con el horizonte del Atlántico.

Seguí leyendo: La Ruta Azul, 500 kms de esplendor natural

Deja un comentario