LO NUEVO

Aviones de lujo del futuro, pero con diseño del pasado

Una flota de jets “personalizados” evocará el glamour de los años 1920 y 1930. Se venderán por más de US$ 80 millones.

Fotos: Forbes [ Ver fotogalería ]

Ficha

Todos aquellos que han soñado con retroceder en el tiempo y vivir en las décadas de 1920 y 1930 tendrán su oportunidad tras las llegada de los nuevos los nuevos jets de lujo de Embraer, la célebre fábrica aeronáutica brasileña. Eso sí, antes deberán desembolsar la modesta suma de 88 millones de dólares.

Según la revista Forbes, una flota de aviones evocará el glamour de las primeras décadas del siglo XX inspirándose en el ‘SS Normandie’, el transatlántico francés que definió el estilo art déco de la época.

Los aviones serán lanzados en dos versiones. El Manhattan Airship contará con un mural metálico destinado a emular el trabajo del diseñador Leif Neandross en el vestíbulo del Empire State Building de Nueva York, junto con un salón y bar modelado en el Edificio Chrysler, de la misma ciudad.

Por el contrario, el Hollywood Airship será una evocación a la era del cine en blanco y negro, con estructuras de cristal retroiluminadas, detalles de mármol y relieves de cuero esculpidos en 3D que representan la Sunset Tower, Spruce Goose de Howard Hughes y automóviles icónicos de los años 30.

Propuestos como aviones charter, los aviones personalizables -que tendrán asientos cubiertos de cuero y piel de cordero- se dividen en cinco zonas de cabina. Los tres primeros sirven como espacios de reunión abiertos mientras que el salón está reservado para el descanso y la conversación íntima. Luego se encuentra la Sala de Cristal, un espacio exclusivo para comer.

Los diseños fueron concebidos para el modelo insignia de la marca, el Lineage 1000E, que puede alojar hasta 19 pasajeros. Aunque los jets tendrán diseños de épocas pasadas, contarán con la tecología del futuro: compartimiento de equipaje accesible en vuelo, acceso a internet durante todo el vuelo y una suite principal opcional con una ducha y una cama de dos plazas.

Deja un comentario