PARA AGENDAR

Buenos Aires celebrará el “Día Mundial del Malbec”

Una semana de actividades en restaurantes, vinotecas y bares, degustaciones a cielo abierto y una gran fiesta de cierre.

(Foto: Pixabay) [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Ideal para:

(23 de marzo de 2017) La ciudad de Buenos Aires se suma al “Malbec World Day”, creado por la agrupación de bodegas Wines of Argentina y celebrado internacionalmente el 17 de abril, con una semana de festejos del 3 al 9 de abril.

A lo largo de toda una semana habrá en varias ciudades del mundo, y en Buenos Aires en particular, una serie de eventos en torno al Malbec, incluyendo actividades en restaurantes, vinotecas y bares, degustaciones a cielo abierto y una gran fiesta de cierre.

La Semana del Malbec busca promocionar y difundir al Malbec como cepa emblemática de la Argentina. Walter Bressia, Presidente de Bodegas de Argentina, destacó el objetivo de que el propio público local “pueda conocer los diferentes estilos de Malbec que se producen en nuestro país“.

El origen del Malbec se encuentra en el sudoeste de Francia, donde se cultivaba este cepaje con el que se elaboraban vinos denominados “de Cahors” por el nombre de la región. Hacia fines del siglo XIX, la plaga de filoxera destruyó la viticultura francesa, por lo que la cepa cayó en el olvido, aunque el Malbec ya tenía una cultura de apreciación ya construida.

Sobre esa base se desplegó, un tiempo después, el Malbec argentino. La cepa llegó en 1853 al país de la mano del francés Michel Aimé Pouget (1821-1875), un agrónomo contratado por Domingo Faustino Sarmiento para llevar adelante la dirección de la Quinta Agronómica de Mendoza. Siguiendo el modelo de Francia, esta iniciativa proponía incorporar nuevas variedades de cepas como medio para mejorar la industria vitivinícola nacional.

El 17 de abril de 1853, con el apoyo del gobernador de Mendoza, se presentó el proyecto ante la provincia, y por eso el Día del Malbec se celebra en esa fecha, símbolo de la transformación de la vitivinicultura argentina.

 

EL VINO ARGENTINO

(Foto: Pixabay)

Durante los últimos 500 años, las producciones fueron tomando diversos colores y taninos, resultado de cepas que lograron importantes premios internacionales como el Malbec. Una uva de origen francés, que por la bonanza de las tierras argentinas supo regenerarse con un talante único en el mundo.

La Ruta del Vino argentino es uno de los circuitos más tentadores, para maridar la “bebida nacional” con paisajes de gran belleza natural. A través de ella, grandes y pequeñas empresas familiares ofrecen visitas al turista donde se aprende de elaboración y cosecha.

En la provincia de Mendoza, la vinivinicultura es la principal actividad de la agricultura. Cuna del mejor Malbec (es donde se encuentra la mayor cantidad de bodegas), la provincia fue calificada como una de las ocho capitales del vino a nivel mundial, el paisaje invita al tour por bodegas y extremas aventuras entre nieve, ríos y montañas.

 

3 COSAS QUE HAY QUE SABER

(Foto: Pixabay)

Para aprender a degustar de manera muy simple las diversas variedades es necesario seguir algunos pasos básicos:

1. Primero apreciar la tonalidad inclinando la copa sobre un fondo blanco.

2. Hacer girar el líquido para teñir las paredes cóncavas y poder así sentir el perfume de la cepa, su fermentación y aroma.

3. Tomar un sorbo pequeño y mantenerlo en la boca por unos segundos para identificar el sabor antes de tragar.

Deja un comentario