CONSEJOS DE VIAJE

Consejos para visitar Barcelona sin miedo a los robos

A la mayoría de los visitantes les encanta el bullicio de Barcelona y también a los carteristas. Qué hacer para evitar robos y cómo enfrentarlos.

Foto: Pixabay [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Durante una estancia en Barcelona, un paseo por La Rambla forma parte del programa obligatorio, al igual que una visita a la famosa basílica de la Sagrada Familia de Antoni Gaudí o un recorrido por el estadio de fútbol del Barça. Cada verano, miles y miles de turistas deambulan por el magnífico bulevar de La Rambla entre la Plaza de Catalunya y el puerto. Vendedores de flores y souvenirs, músicos callejeros y artistas compiten entre ellos para llamar la atención de los turistas. A la mayoría de los visitantes les encanta este bullicio. También a los carteristas.

Los ladrones aprovechan el jolgorio de los turistas en La Rambla y en el popular mercado contiguo de “La Boquería” para robar celulares, cámaras o monederos. “Sin embargo, no tiene que pasar nada si uno sigue un par de reglas sencillas“, dice Josep Anton Rojas, director de la Oficina de Turismo de Barcelona.

Los pasaportes y objetos de valor deben guardarse en la caja fuerte del hotel y solo hay que llevar consigo lo más indispensable. El dinero, los celulares y las tarjetas de crédito jamás deben llevarse en el bolsillo trasero sino en el bolsillo interior“, recomienda Rojas. Los turistas deberían llevar las mochilas y los bolsos de mano siempre cerrados en el pecho.

En los bares, los restaurantes y en las terrazas, jamás deben colgar sus bolsos en el respaldo de la silla, sino ponerlos en el regazo. En la playa, siempre hay que mantener las cosas vigiladas, desde luego, y para sacar dinero lo mejor es hacerlo en el cajero automático en el interior del banco. El plano de la ciudad es mejor estudiarlo en un café, o no en plena calle con claras muestras de desorientación.

Se recomienda tener especial precaución sobre todo en las aglomeraciones de personas, dice David Montserrat, caporal de los Mossos d’Esquadra, la policía autonómica de Cataluña. En Barcelona no hay áreas realmente muy peligrosas y solo raras veces ocurren robos con uso de violencia. Sin embargo, conviene tener más cuidado en La Rambla, en la zona portuaria, en la playa de la Barceloneta, así como en colas delante de las principales atracciones turísticas de la ciudad, como la Sagrada Familia y monumentos de Gaudí como La Pedrera o el Parque Güell.

Un clásico en La Rambla son los trucos de prestidigitación, que atraen la atención de pequeños grupos de curiosos, en los que al menos cuatro o cinco personas forman parte del equipo de ladrones. Los carteristas siempre inventan nuevos trucos para quitarles el dinero o los celulares a los turistas. Una tendencia reciente entre los carteristas consiste en hacerse pasar por un turista más.

Armados con un plano, gafas de sol, una botella de agua y cámara se unen a grupos que visitan lugares de interés turístico o preguntan a otros turistas por el camino. “Al otro turista le acercan el plano tanto a la cara que este ya no ve lo que está pasando alrededor de él y le quitan el monedero”, dice David Montserrat.

Desde hace un año también se hizo muy popular entre los carteristas el truco con excrementos de pájaros. Se acercan por detrás al turista, le ponen en el hombro excremento de pájaro sin que este se dé cuenta y luego llaman la atención al viajero sobre la suciedad mientras ayudan a limpiarla. En ese mismo momento atacan. Y si pasa algo, el turista siempre debe acudir a la comisaría más próxima para denunciar el robo porque, aunque existan pocas posibilidades de que la Policía detenga al ladrón, al menos se recibe un parte policial que de vuelta a casa se puede presentar a la compañía de seguros.

Deja un comentario