VIENA | PALACIO IMPERIAL

El palacio de Schönbrunn revive la historia y el arte europeo

Testigo del esplendor y el ocaso de la dinastía Habsburgo, es el palacio donde vivió “Sissi”. Video. Fotogalería

Schönbrunn era la residencia favorita de la célebre y trágica emperatriz "Sissi" de Austria, inmortalizada en el cine por Romy Schneider. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para:


Ver mapa más grande

Por DARÍO SILVA D'ANDREA
Twitter: @DariusBaires

Schönbrunn era la residencia favorita de Sissi. Allí durmió la noche antes de su boda con Francisco José y de aquí salió el cortejo nupcial hacia la Iglesia de los Agustinos, donde se celebró el enlace. Aunque viajaba mucho y pasaba poco tiempo en Viena, para las épocas en las que residía en Schönbrunn, se hizo construir una escalera privada desde la que bajar sin protocolo desde sus aposentos privados al jardín, donde también hizo levantar un establo. También disponía de una sala de entrenamiento que usaba para mantener la figura por la que fue famosa.

“Usted no sabe cómo he amado a esa mujer”, se dice que confesó el emperador a uno de sus colaboradores cuando le llegó la noticia del asesinato de Sissi, en septiembre de 1898. El emperador se fue recluyendo cada vez más en este palacio, donde murió en la espartana cama que aún hoy se puede contemplar. Su reinado duró 68 años.

La visita al palacio permite descubrir otras estancias donde se desarrollaba la vida de la familia imperial, como el comedor, en el que la mesa aparece dispuesta con la fina vajilla y la cubertería de plata de la colección imperial. Otras estancias emblemáticas son el Salón de los Espejos, en el que se celebraban veladas lúcidas y en la que, en 1762, un niño de seis años llamado Wolfgang Amadeus Mozart dio un recital de piano para María Teresa.

El Salón Vieuxlac fue encargado por María Teresa como homenaje póstumo a su esposo, Francisco Esteban, en lo que fue una muestra más del amor que se profesaron estos dos monarcas, mucho menos conocida pero quizás más auténtica que la de Francisco José y Sissi. El palacio cuenta con dos salones de estilo chino, cada uno a su manera pero ambos maravillosos, son: el Salón Chino Azul y el Salón Chino Circular. En el primero, donde María Teresa mantenía conversaciones privadas con su canciller y tomaba decisiones de estado de gran importancia, destacan maravillosos dibujos chinos pintados a mano, algunos de ellos por la propia familia imperial, todos sobre papel azul. Fue allí donde, el 11 de noviembre de 1918 Carlos I, el último emperador, firmó su renuncia al poder. También se puede visitar la Gran Galería, tal vez el salón más famoso del palacio, y también el más grande, es donde se ofrecían los banquetes imperiales y actualmente se celebran allí recepciones oficiales.

Tras la caída de la monarquía, la joven república apostó desde el primer momento por mantener el esplendor del palacio y darle uso. Así, en los edificios laterales se construyeron residencias para funcionarios con menos recursos, hospicios para inválidos de guerra, guarderías y se creó una clínica de reposo para niños con enfermedades pulmonares. También fue abierta una escuela para boy scouts, con tres habitaciones a su disposición, y se creó un establo para dar alojamiento a 70 caballos que habían pertenecido a la corte, porque sus antiguos establos pertenecientes al castillo imperial de Hoffburg fueron renovados y convertidos en palacio de ferias y exposiciones (Messepalast).

A partir de 1947 comenzó el uso turístico de Schönbrunn. El palacio cuenta actualmente con 1.441 habitaciones de diversos tamaños, y una gran parte de ellas, en forma de 190 apartamentos pertenecientes a la administración de la alcaldía de Viena, está alquilada a familias privadas. Sin embargo la mayor parte del complejo es un museo, el cual es visitado por casi 2 millones de turistas anualmente, quienes dejan ingresos por 35 millones de euros, lo que convierte al palacio en un museo financieramente independiente. El parque y sus intalaciones atraen otros 5.2 millones de personas.

Su recursos provienen casi en igual cantidad de la venta de entradas como de recuerdos y souvenirs, sobre todo los relacionados con Sisi. El objetivo no es sólo comercializar el palacio, sino conservarlo, por lo que cada año se invierte un millón de euros en tareas de restauración, independientemente de los costos de mantenimiento. Además, desde el año 2004 -fecha de ingreso de Austria en la Comunidad Europea- se lleva a cabo anualmente, en la explanada delante del ala principal del palacio, el Concierto para Europa en el que toca la Orquesta Filarmónica de Viena bajo la batuta de directores prominentes y otros músicos solistas invitados, como Bobby Mc. Ferrin, Zubin Mehta, Valéry Gergiev, Plácido Domingo, etc.

Aparte de su enorme valor cultural e histórico, Schönbrunn está incluido desde 1997 en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, y además es uno de los centros de esparcimiento de la capital austriaca. Sus espaciosos jardines, el parque que lo rodea, hasta el cercano zoológico, son parte esencial de la vida de una ciudad en la que disfrutar de la naturaleza es una seña de identidad vienesa.

 

GALERÍA DE IMÁGENES

VIDEO | Palacio de Schönbrunn, testigo de los Habsburgo

 

 

CURIOSIDADES. Schönbrunn fue el primer palacio europeo en contar con luz eléctrica, durante el largo reinado de Francisco José I, así como el primero en tener modernos inodoros en las alcobas imperiales. Actualmente, unas 190 familias austriacas alquilan apartamentos de distintos tamaños pertenecientes al palacio.

DATA. El precio de entrada para adultos es de € 12,90 (con guía 14 euros). Adultos mayores y estudiantes pagan € 11,40; menores de 18, € 8,90. Grupos de hasta 25 personas pagan una tarifa plana de € 360; más de 25 pagan € 14 por persona. Los horarios de apertura son variables. De normalmente abre de 08:30 a 17:00. Del 1 de Julio hasta fines de agosto abre hasta las 18:00 y de noviembre a marzo abre hasta las 16:30. Para llegar se puede tomar la línea U4 del metro (U-Bahn) hasta la parada de Schönbrunn. En tranvía: líneas 10, 58 o 60 hacia la parada de Hietzing.

 

 

Más información en la web oficial del Palacio de Schönbrunn

 

 

 

5 Comentarios en “El palacio de Schönbrunn revive la historia y el arte europeo

  1. angel | 28/07/2012 | 17:03

    magnifico no podia ser mejos.lo conoci en el 2000 quede maravillado fuimos a escuchar musica vienesa extraordinariamente imterpretada y con una pareja de baile.fuimos homenajeados con champagne en el intervalo antes de la segunda presentacion de la orquesta inolvidable.

  2. Malisa | 07/08/2012 | 18:12

    Tuve la suerte de estar aquí en 2001….Doy gracias a DIOS por haberme permitido conocer esta maravilla….!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *