ESTADOS UNIDOS

¿Las sirenas existen? En Florida son una atracción turística

Las sirenas nadan en Weeki Wachee desde 1947, cuando a Newt Perry se le ocurrió montar un espectáculo en un cristalino manantial que antes era un basural.

Las sirenas nadan en estas aguas desde 1947, cuando a Newt Perry se le ocurrió montar un espectáculo en este cristalino manantial que por aquel entonces estaba lleno de refrigeradores y automóviles oxidados. Foto: dpa [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Ideal para: ,

Katy Wagner luce una sonrisa perfecta a pesar de encontrarse fuera del agua. Los niños esperan su turno para dejarse fotografiar con esta sirena rubia con aleta de color turquesa y bikini a juego que responde pacientemente a sus preguntas. Ellos están entusiasmados de que estos seres fantásticos no sólo estén en los cuentos de hadas. Pero ser sirena no es un trabajo fácil. Para nadar, actuar y bailar bajo el agua durante varios minutos hace falta mucha práctica, asegura Wagner, que trabaja como sirena desde hace dos años en Weeki Wachee, en el norte de Tampa, Florida. Se tarda un año en dominar los programas y los trucos de estos seres fabulosos.

Las ensayadas representaciones se llevan a cabo a poca distancia de la fuente del río Weeki Wachee. La cuenca natural tiene un diámetro de unos 30 metros y las sirenas se mueven en unos cinco a seis metros de profundidad. Este manantial de aguas cristalinas sigue siendo un misterio a día de hoy. “Muchos buceadores han intentado averiguarlo en numerosas ocasiones”, dice John Athanason, portavoz del vecino Parque Estatal. “Pero a unos 150 metros de profundidad siempre tenían que interrumpir sus inmersiones porque bajar más era demasiado peligroso.” Según sus datos, cada día borbotean más de 400 millones de litros de agua desde las cuevas subterráneas. “La presión allí abajo es tan alta que arrancaba las máscaras de la cara de los buceadores.”

(Foto: dpa)

Las sirenas nadan en estas aguas desde 1947, cuando a Newt Perry se le ocurrió montar un espectáculo en este cristalino manantial que por aquel entonces estaba lleno de refrigeradores y automóviles oxidados. “Antiguamente aquí había más caimanes y osos que personas“, dice. Pero Perry, un conocido nadador y buceador, tuvo una idea: experimentó con tubos de oxígeno bajo el agua hasta los que nadaban las sirenas para respirar. “Así no tenían que cargar con botellas” y los espectadores tenían la sensación de que buceaban sin necesidad de respirar.

También del marketing se encargaron las sirenas: siempre que un automóvil se perdía cerca de Weeki Wachee, se apuraban por salir a la carretera con escasa ropa de baño y atraían a los invitados hasta la piscina para mostrarles su espectáculo. Así, esta pequeña localidad se convirtió en un imán para el público. Se llegaron a filmar películas y estrellas como Elvis Presley vinieron de visita.

(Foto: dpa)

A finales de la década de 1950 una cadena de televisión compró el parque y construyó una sala de espectadores submarina para 500 personas. En los mejores años Weeki Wachee recibió más de 500.000 visitantes que acudían a ver a las 35 sirenas que representaban hasta ocho “shows” al día. Desde entonces las cosas no han cambiado demasiado en el parque. Simplemente vienen bastantes menos personas ya que hace tiempo que Disneyworld y Seaworld superaron en turistas a la pequeña localidad.

El terreno que rodea al manantial está protegido ante futuras edificaciones por ser parque estatal, por lo que “un teatro como el que tenemos aquí difícilmente podrá volver a construirse”, dice Athanason. Justo al lado, en la Bahía de los Bucaneros, los nadadores pueden comprobar que en plena canícula los 22 grados del agua resultan fríos. “El manantial tiene la misma temperatura durante todo el año”, dice la sirena Katy Wagner.

(Foto: dpa)

En invierno los manatíes, las vacas marinas de la región, vienen al manantial y al río. En verano están en el mar puesto que ahí la temperatura del agua es más elevada. Durante todo el año los visitantes pueden nadar con manatíes en los numerosos manantiales y ríos en Weeki Wachee y sus alrededores, y de esta manera contemplar de cerca a estas macizas vacas marinas que pueden llegar a medir cuatro metros de largo.

El año pasado tuvimos aquí a 1.047 manatíes“, dice el capitán Ross, que sale desde el hotel Plantatiom Inn en Crystal Springs a navegar por los ríos en su barca. Al tratarse de una especie protegida los nadadores deben respetar una serie de normas: no pueden tocar ni asustar a los animales. También es obligatorio ponerse un traje de neopreno, pero no por la baja temperatura del agua sino porque con él uno se mantiene mejor en la superficie.

(Foto: dpa)

De hecho, a veces es complicado reconocer a estas vacas marinas de color marrón-grisáceo ya que cuando el agua está turbia y el manatí se encuentra comiendo tranquilamente es fácil confundirlo con una piedra. En verano es ya de por sí difícil encontrar manatíes. “Tan sólo hay madres con sus crías“, dice el capitán Ross. Crías que primero tienen que acostumbrarse a recoger y comer kilos de verdura cada día, por lo que buscan lugares más bien tranquilos y desaparecen al instante cuando se acercan personas con máscaras de buceo.

Los manatíes pueden alcanzar hasta 50 kilómetros por hora en el agua. Las sirenas de Weeki Wachee no son tan rápidas, pero a cambio son obviamente más bonitas de observar, más flexibles y siempre tienen preparadas nuevas coreografías. Además, se encuentran todo el año en el fresco manantial y no escapan en verano a las cálidas aguas del golfo de México.

 

DATA

Cómo llegar. Weeki Wachee se encuentra a aproximadamente una hora al norte de Tampa, Florida. En avión hasta Tampa. En función de la aerolínea hay vuelos directos o bien con escala en algún aeropuerto de la costa este o en Atlanta. (En la web: www.visitflorida.com)

Cuándo viajar. En la costa de Florida las temperaturas con cálidas durante todo el año. En verano pueden alcanzar los 40 grados Celsius, mientras que en invierno se sitúan en torno a los 20 grados.

Alojamiento. En Weeki Wachee no hay hoteles aunque dos cadenas de moteles tienen allí una pequeña casa cada una. En los alrededores se encuentran todo tipo de alojamientos, desde viviendas vacacionales hasta hoteles como el Plantation Inn y resorts de lujo.

Deja un comentario