ALASKA

Las Islas Aleutianas: Mares helados, islas humeantes

En el mar de Bering, donde estados unidos y Rusia casi se acarician, las montañas ofrecen lirios y los esquimales atienden bares; casi siempre llueve y la belleza es inconmensurable.

Quien quiera visitar uno de los lugares más remotos del mundo no debe tener miedo al mal tiempo. En Unalaska llueve casi todos los días. Y cuando no llueve, hay niebla o entra en erupción un volcán. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Cuándo ir:

Ideal para: ,

Quien quiera visitar uno de los lugares más remotos del mundo no debe tener miedo al mal tiempo. En Unalaska, en las islas Aleutianas, en el Pacífico Norte, situadas a más de 1.000 kilómetros de distancia de la ciudad de Anchorage, llueve casi todos los días. Y cuando no llueve, hay niebla o entra en erupción un volcán. Sin embargo, el tiempo desagradable no es motivo para no emprender un largo viaje en la periferia sur del mar de Bering. Lo que atrae en esta región es la impresionante naturaleza, cuyos colores verde marrón recuerdan al altiplano escocés. Y también la soledad y la sensación de estar lejos de cualquier forma de civilización ajetreada.

Las islas Aleutianas, que pertenecen al estado norteamericano de Alaska, forman un amplio arco en el Pacífico Norte que casi llega a la península rusa de Kamchatka. Entre mayo y septiembre, el ferry “Tustumena” navega dos o tres veces al mes del continente a Dutch Harbor, en Unalaska. El barco necesita cuatro días para la travesía y su llegada al destino no siempre está garantizada.

Mucho más cómodo es el viaje en el crucero “Silver Shadow” de Vancouver a Tokio con una escala en Unalaska. A las 07:00 horas, los pasajeros se despiertan en medio de un tiempo excelente: solo hay un poco de llovizna. Apenas media hora después, incluso el sol rompe la capa de nubes y dibuja unos arcoiris sobre islas, casas y montañas. Sobre todas ellas se alza el imponente Makushin, de 2.036 metros, uno de las decenas de volcanes en las Aleutianas.

Un pequeño museo de las Aleutianas cuenta los más de 9.000 años de historia de la colonización de las islas. Los primeros habitantes llamaron a las islas Agunalaksh, lo que significa “cerca de la península”, es decir, el continente ruso. Sin embargo, basta de historia. Cesa la lluvia, el momento apropiado para realizar una excursión a las islas. El mar de Bering alberga uno de los caladeros más ricos del mundo, que asegura unos buenos ingresos a la población autóctona, cuyos miembros trabajan en las fábricas de pescado o regentan las tiendas de alimentación o los bares. [scroll para seguir leyendo]

 

Sin embargo, no todo es pesca en esta región. La oficina de turismo de Unalaska recomienda en una lista de “cosas que se pueden hacer” en primer lugar recoger flores, una actividad conmovedora en este territorio salvaje rodeado de mares helados y volcanes humeantes. En las pendientes de las montañas pueden encontrarse lirios, altramuces y adelfillas.

Otra recomendación en la lista es la iglesia ruso-ortodoxa de 1825. Desde el museo son diez minutos en taxi para llegar allí. El templo es un pequeño edificio de madera blanca con dos cúpulas acebolladas verdes, situado idílicamente en la bahía de Iliuliuk. Desde el jardín de la iglesia, cubierto de hierba alta, pueden verse leones marinos sumergiéndose en el agua para cazar peces.

A una distancia de solo un cuarto de hora de la iglesia se encuentra un memorial de la Segunda Guerra Mundial. Junto con Pearl Harbor, Unalaska es el único territorio estadounidense que fue bombardeado por los japoneses, los días 3 y 4 de junio de 1942. Al mirar la bahía, uno se pregunta qué querían hacer los japoneses aquí. En el cielo aparece un arcoiris y luego comienza a lloviznar otra vez.

 

DATA. Cómo llegar: Durante todo el año hay vuelos con Penair o Alaska Airlines desde Anchorage. En verano también se puede llegar a las islas Aleutianas a bordo del ferry “Tustumena” con destino a Dutch Harbor. En Dutch Harbor también hacen escala algunos cruceros, por ejemplo de la naviera Silversea, que atracan en ese puerto dos veces al año al cubrir la ruta Alaska-Japón. Cuándo viajar: la mejor época para viajar son los meses de mayo a septiembre.

Deja un comentario