SEGUNDA PARTE

Otras 10 cosas curiosas que tenés que saber si viajás por el mundo

Te contamos las tradiciones y costumbres más curiosas que te encontrarás durante tus viajes por el mundo.

Como la India es uno de los países más poblados del mundo, el uso de la bocina en las ciudades adquiere la dimensión de un ruido permanente casi insoportable. (Foto: Pixabay) [ Ver fotogalería ]

Ficha

Por Darío Silva D’Andrea (Twitter @dariosilvad)

Seguimos nuestro recorrido para conocer las tradiciones y costumbres más curiosas que te encontrarás durante tus viajes por el mundo.

 

1- Volver atrás, mala suerte en Rusia

Una bloguera rusa llamada Lenochka creó un blog en inglés con el nombre Tips for you, visitors to Russia en el que, entre otras cosas, da cuenta de tradiciones de sus compatriotas que pueden resultar “extrañas” a los ojos de cualquier foráneo desprevenido. Por ejemplo, si por error una persona pisa a otra en el trajín de un tumulto en el subterráneo o incluso mientras baila, tiene que estar preparado: “víctima” le devolverá suavemente el pisotón, no por venganza, sino porque “se dice que eso le evitará a las personas conflictos futuros“, según se lee en el blog.

También es considerado de mala suerte para los rusos regresar a casa a buscar algo que se olvidó llevar. “Por lo general, es preferible dejarlo atrás. Pero si es imprescindible hacerlo, entonces la persona deberá mirarse al espejo antes de cerrar la puerta de la casa y salir nuevamente. Si no lo hace, su trayecto o jornada serán malos”, cuenta Lenochka.

 

2- Los reyes de la dieta mexicana

Numerosos pueblos asiáticos comen desde alacranes hasta serpientes y muchas sociedades originarias de América tienen a las hormigas y las arañas como elementos primordiales de su dieta. Pero en México, los viajeros pueden encontrar, repartidos en todos lados, puestos que venden “chapulines” -o grillos fritos- que se comen como merienda, como relleno de los tradicionales tacos, en tostadas y hasta como “snacks” en las salas de cine. ¿Los probaste?

“Saben a chicharrón”, dice el autor de un artículo sobre esta comida en la web México Desconocido. Además, son una fuente de proteína muy beneficiosa nutricionalmente dado su bajo nivel calórico y su nulo aporte de colesterol malo. Incluso la Organización de Naciones Unidas para la agricultura y alimentación (FAO) recomendó en un informe incluir los insectos como alternativa económica y ecológica para combatir el hambre y la desnutrición

Según contó el New York Times, cada año se lleva a cabo la muestra gastronómica del Valle del Mezquital, donde los habitantes locales cocinan con zorrillos, larvas de gusano, ardillas, víboras y lo que sea que tengan a mano. El lema de la feria podría ser una advertencia para los visitantes: “Todo lo que se arrastra, camina, corre y vuela, va a la cazuela”.

 

3- Las mujeres camboyanas usan pijamas todo el día

En el trabajo, en el mercado o en el arrozal: en Camboya, las mujeres siempre llevan pijama. De colores chillones y con estampados que van desde “Hello Kitty” hasta “Angry Birds”, pasando por Mickey Mouse, los placares de las camboyanas están llenos de estas prendas. En este país del sureste de Asia las mujeres pueden llevar pijama en cualquier lugar y casi con cualquier ocasión.

Es algo que les llama la atención a los turistas que visitan Camboya, donde un tercio de la población vive de menos de un dólar al día y las mujeres trabajan duramente. Trabajan en el campo, crían a los hijos, cocinan y realizan las tareas domésticas, por lo que necesitan ponerse ropa práctica y cómoda que además las proteja del sol abrasador.

Cuando los Khmer Rojos llegaron al poder en la década de los 70, cualquier expresión de individualidad fue prohibida. Todos los camboyanos recibieron pijamas negros unisex. Hoy la gente sigue usando la prenda, pero ya no de manera uniforme, sino con modelos de todos los colores.

 

4- Sin sacar número, nada funciona en Suecia

Los clientes más fanáticos de las tiendas Ikea lo saben: en Suecia no hay colas de espera y la gente nunca empuja. En vez de ello, siempre es necesario sacar números en cualquier sitio: en la farmacia, en la quesería, para la consulta con el médico o, cómo no, en la salida de mercancías de Ikea.

“Tag en nummerlapp”, se dice en sueco: “Saque un número”. Generalmente, hay un pequeño dispensador de ticket-turno de color rojo, explica el sitio web de turismo Visit Sweden. De esta manera, nunca hace falta preguntar: “¿Quién es el último?”. El último siempre es aquel que no tiene número.

 

5- ¡Cuidado, amantes del chicle!

Es simple: en Singapur, comerse un chicle es un delito civil penado por la ley. Desde 1992, el gobierno de ese país prohibió la importación y comercialización de goma de mascar, a menos que el artículo forme parte de un tratamiento médico, como es el caso de los chicles de nicotina, utilizados como herramienta para ayudar a los fumadores a dejar el hábito. Si a un comerciante lo descubren expendiendo la mercancía puede ser multado, al igual que cualquier transeúnte que lo consuma.

¿El origen de la medida? Los daños que ocasionaba el chicle arrojado al piso como basura, que dañaba las instalaciones públicas del Metro y afeaba la ciudad. Por cierto, en Singapur está absolutamente prohibido arrojar un papel al piso o fuera de los contenedores de basura, a menos que una persona quiera una gigantesca multa que puede superar los 1.000 dólares.

 

6- Mejor, flores artificiales

En China se considera de mala educación regalar un ramo de flores a la dueña de la casa que visitamos. Se cree que de este modo los invitados hacen hincapié en que la vivienda es tan fea que tienen que traer algo consigo para decorarla. Pero atención: si se te presenta la oportunidad de regalar flores a una mujer, será mejor que le des flores artificiales, las preferidas de los chinos. Son “eternas” y no se marchitan, a diferencia de las naturales.

 

7- Ni críticas ni insultos al Rey

En Tailandia existe desde hace unos años la Oficina para la Prevención y Supresión de Crímenes Tecnológicos, una división del gobierno encargada de examinar sitios web tailandeses, desde cuentas en Facebook y Twitter hasta blogs personales y sitios de información. ¿El objetivo? Suprimir y censurar todos aquellos en los que se critique o se difame el nombre del rey tailandés y su familia.

El actual rey, Maha Vajiralongkorn, es considerado una figura reverenciada y cuasi-divina por los tailandeses, quienes se arrastran, literalmente, ante su presencia. La devoción que recibe el monarca alcanza niveles poco vistos en otros países, por lo que el viajero debe tener suma cautela de lo que diga o haga en Tailandia.

En las calles de las distintas ciudades abundan sus retratos y en las salas de cine los asistentes siempre se ponen de pie cuando pasan un breve documental sobre su vida como preámbulo de las películas. Para evitar que sea mancillada la divina figura real, las leyes contemplan penas de hasta 15 años de cárcel para cualquiera que “difame, insulte o amenace al rey, a la reina, al heredero al trono o al regente”

 

8- Comer en Sri Lanka te puede sorprender

En los restaurantes modestos de Sri Lanka muchas veces no hay cubiertos, sino que se come con los dedos. Al principio, esto no es nada fácil. Hay que amasar bien el arroz y los diferentes trozos de verdura y llevar todo elegantemente a la boca, solo con las puntas de los dedos de la mano derecha, nunca con la palma de la mano y jamás con la mano izquierda.

Muchos habitantes de Sri Lanka creen que así sabe mejor la comida. No quieren sentir algún metal en la boca. Sin embargo, aunque los dedos, y a veces también la camisa y el pantalón, están completamente sucios, el plato queda limpio, porque en numerosos restaurantes se colocan en los platos plásticos muy finos.

Cuando el huésped ha terminado de comer, simplemente se quita la lámina y el plato permanece totalmente reluciente. Al comensal, sin embargo, le espera un largo trabajo de limpieza en el lavabo o se le pone en la mesa una pequeña fuente con agua para asearse.

 

9- Polacos a la antigua

Da igual que se trate de una gerente de alto nivel segura de sí misma, de una abogada emancipada defensora de los derechos de las mujeres o de una política poderosa: las mujeres polacas están acostumbradas a que los hombres les abran la puerta, algo que también deberían tener en cuenta los turistas que visiten este país.

En Polonia es normal que se deje pasar primero a la mujer”, dice la Oficina de Turismo polaca. Esta norma no solo debe aplicarse a la hora de entrar en una casa o una habitación. Los hombres también deben abrir siempre a las mujeres las puertas de los coches. Estos gestos de cortesía no solo valen para hombres de la vieja escuela: Incluso para los jóvenes es totalmente lógico en Polonia que ayuden a una dama a ponerse el abrigo.

 

10- Los indios, reyes de los bocinazos

Hasta los italianos se ponen pálidos de envidia: los indios son los protagonistas del mayor concierto de bocinas en el mundo. Usan su botina como intermitente al salir del hueco para estacionar, para saludar al vecino, para manifestar su irritación ante el semáforo rojo y como señal de advertencia para los conductores de bici-taxis (rickshaws) cuando quieren adelantar.

Como la India es uno de los países más poblados del mundo, el uso de la bocina en las ciudades adquiere la dimensión de un ruido permanente casi insoportable. Todos la usan, sin importar la diferencia social: desde el conductor de un triciclo hasta el chofer de un auto lujo.

La bocina suena cuando el coche que va adelante aparca en tercera fila, cuando uno se ve atrapado en un atasco e incluso para espantar un pájaro en la calle, puesto que existe la posibilidad que las personas reencarnen como pájaros.

La mayoría de los conductores creen que el uso del claxon evita que sufran accidentes chocando con carretas tiradas por bueyes, peatones y cabras. Incluso en las autoescuelas se enseña el uso de la bocina como forma de autoprotección. Por esto, hay pintores especializados que dedican su vida profesional a escribir letras adornadas sobre el chasis de los camiones, que dicen: “Tocar la bocina, por favor”.

 

Si te la perdiste, acá tenés la primera parte de esta serie: 10 cosas curiosas que tenés que saber si viajás por el mundo

Deja un comentario