En la categorización del lujo internacional, las cinco estrellas son un tope. De ahí en más, todo es marketing. El glamour y el oro son sólo brillo en el firmamento de la hospitalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 6 =