DESTINOS / ALEMANIA

Un viaje para disfrutar a cuerpo de rey en Sajonia

Hoy, los turistas que visitan Dresde y sus alrededores pueden experimentar algo de esa opulencia y comer y beber como reyes que caracterizó a la Sajonia de siglos atrás.

Este antiguo tren conduce a los visitantes hasta Moritzburg. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Ideal para: ,

La región alemana de Sajonia es conocida por su exquisita porcelana de Meissen, por la cuidadosa reconstrucción de la ciudad de Dresde, bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial, y por una vida artística y cultural cada vez más animada. Como antiguo reino, Sajonia tiene más cosas que ofrecer que solo castillos y edificios reales de gran lujo que atestiguan el enorme poder del rey sajón Augusto el Fuerte (1670-1733). Hoy, los turistas que visitan Dresde y sus alrededores pueden experimentar algo de esa opulencia y comer y beber como reyes.

La capital de Sajonia fue la sede del poder real, con el Palacio de Dresde como imán para turistas. Pero allí también está el Palacio de Moritzburg, a solo diez kilómetros al norte de Dresde, adonde se puede llegar en tren yendo primero a Radebeul y después a Moritzburg. En el magnífico palacio construido al estilo barroco por Augusto el Fuerte en 1723, los visitantes pueden maravillarse de una mesa de comedor con cubiertos de porcelana de valor incalculable. Solo falta imaginarse el jolgorio del ambiente cuando el monarca presidía los suntuosos banquetes para la realeza europea.

Aquí, Augusto el Fuerte sentó las bases de la gastronomía gourmet de Sajonia”, dice el guía del palacio, Rene Kreher. Solo se servía lo mejor de lo mejor, con vajillas de porcelana para coronar la perfección. El rey fue un gran coleccionista de porcelana de Asia. Sin embargo, cuando un equipo dirigido por el alquimista Johann Friedrich Boettger instaló una fábrica de porcelana en el castillo Albrechtsburg en Meissen, el monarca no cabía en sí de alegría. En la fábrica de porcelana, los visitantes pueden observar cómo los artesanos forman y pintan delicadamente sus piezas y luego las hornean a una temperatura de 1.450 grados centígrados.

Después, como coronación, le espera al visitante una cena de tres platos en el restaurante Albrechtsburg, que sin duda no habría decepcionado siquiera a Augusto el Fuerte. Y no solo por la propia comida sino también por los excelentes vinos sajones. ¿Vino sajón? Aunque no figuran en ninguna de las listas de los diez mejores vinos del mundo, los caldos locales son perfectamente potables.

Augusto el Fuerte tenía fama de consumir hasta ocho litros diarios de vino. Por esta razón, se comprende que el monarca prestaba especial atención al cuidado de sus viñedos, situados a lo largo del río Elba, entre Pirna y Diesbar-Seussnitz, a menos de una hora en coche al noroeste de Dresde. Actualmente, los viñedos forman parte de la Ruta Sajona del Vino, un proyecto en el que participan vinateros, restaurantes y hoteleros. La ruta celebra este año su 25 aniversario.

Para llegar al lugar de origen de los vinos espumosos de Sajonia, hayque salir de Radebeul y dirigirse a Meissen. Después de un par dekilómetros se alza sobre las laderas de la orilla derecha del río Elba el castillo de Wackerbarth. El castillo fue el lugar donde hace 180 años nació el vino espumoso de Sajonia. Hoy, con más de 100 hectáreas cultivadas, Wackerbarth es uno de los tres viñedos más grandes de Sajonia.

Un viaje por la Ruta Sajona del Vino, que discurre por un paisaje que parece sacado de un cuento de hadas, no sería completo sin un encuentro con una auténtica princesa. Es Alexandra von Lippe quien guía personalmente a los visitantes hacia los mejores lugares panorámicos de su viñedo en Proschwitz, que pertenece a Meissen. Allí, el turista puede disfrutar de menús de degustación y noches con vino y cena. Los visitantes aprecian los delicados vinos blancos y tintos secos. Augusto el Fuerte probablemente también, aunque dicen que el monarca estaba aficionado a vinos dulces fuertes antes de que falleciera a la temprana edad de 63 años.

 

Siga leyendo | Castillo de Albrechstburg: Gótico, sajón y el más antiguo de Alemania

Deja un comentario