DESTINO: IRLANDA

Así es Skellig Michael, el espectacular escenario irlandés de #StarWars

En el suroeste de Irlanda, el barco es un medio de transporte imprescindible, al menos si uno quiere visitar las islas en la región. Un escenario increíble, no solo para turistas, sino también para la “Guerra de las Galaxias” de Hollywood.

En el siglo VII los monjes se retiraron a Skellig Michael porque pensaban que aquí estarían más cerca de Dios. (Fotos: Duby Tal/Tourism Ireland) [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Ideal para: ,

Las islas del suroeste de Irlanda son muy diversas. Están despobladas o no tienen más de 600 habitantes. Se puede llegar a ellas en una pequeña lancha, por un puente largo o con el único teleférico que existe en Irlanda. Allí, en el Atlántico, también hay una gigantesca roca sin vegetación que ya estaba habitada hace 1.400 años y ahora se ha convertido en una estrella mediática total.

El viaje a esas islas no está exento de dificultades. El viento, que ayer soplaba con una fuerza huracanada, ha amainado. Sin embargo, aunque el oleaje sea relativamente pequeño, hay que estar en buenas condiciones para aguantar sin incidentes la travesía aventurera, de 90 minutos de duración, en un pequeño buque de vapor de excursión con capacidad para solo 12 turistas. El destino se llama Skellig Michael, una empinada isla rocosa situada a 12 kilómetros del puerto pesquero de Portmagee.

En el condado de Kerry, no solo cada niño sabe que en este lugar mítico se rodó la escena final de la película “Star Wars: el despertar de la fuerza”. Desde todas partes del mundo peregrinan a este sitio los fans de Darth Vader y Luke Skywalker. Efectivamente, es posible experimentar una sensación sobrenatural o extraterrestre subiendo los 618 escalones cavados en piedra. Y hay que tener buenos pulmones y caminar con pisadas seguras para salvar el desnivel de 180 metros.

 

| Galería de fotos

También hoy, esta región, adonde en el siglo VII se retiraron monjes para estar muy cerca de Dios durante el supuesto fin del mundo y para ponerse a salvo de los asaltos de los vikingos, está protegida del turismo de masas. En Skellig Michael, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, solo pueden atracar 15 barcos al día, o sea, un total de 180 pasajeros, y solo de mediados de mayo a finales de septiembre.

“Gracias a ‘Star Wars’, muchas cosas han mejorado para nosotros. El número de turistas es significativamente más alto”, dice Gerard Kennedy, propietario del hotel-restaurante “Moorings” en Portmagee. Sin embargo, el verano es corto y muchas veces las excursiones planeadas a Skellig Michael tienen que cancelarse a causa del mal tiempo. Gracias al cambio de la situación, también los jóvenes confían otra vez en el futuro de la región, lo que es una condición para detener el éxodo hacia Dublín o incluso hacia el extranjero.

Bridget O’Shea nunca ha pensado en abandonar su lugar de origen. Vive en la isla de Valentia, comunicada por un puente con Portmagee. Allí trabaja en el “Skelligs Experience Visitor Center”, donde los visitantes se preparan para un viaje a los tiempos de los primeros monjes y reciben más información sobre el paraíso ornitológico de las islas. “A mí me gusta vivir en Valentia. No necesito el bullicio de los grandes centros urbanos”, dice la joven mujer, muy segura de sí misma.

 

| Galería de fotos

John O’Sullivan tampoco se ha sentido nunca atraído por destinos lejanos. Desde hace 40 años navega a Garinish Island como capitán del “Harbour Queen”. A principios del siglo XX, la pequeña isla, de 15 hectáreas y árida en aquel entonces, fue comprada por un particular que la transformó en un paraíso floral. Actualmente está despoblada y es administrada por el Estado.

Quien quiera pasar un día en medio de la soledad también se sentirá a gusto en Dursey Island, en el extremo suroeste de Irlanda. Un puñado de personas vive en la isla, un destino secreto para senderistas. En pocos minutos se puede llegar a la isla en teleférico, con una sola cabina para seis personas. La instalación, construida en 1969, está bastante deteriorada pero cumple su objetivo.

 

| Galería de fotos

En el pub de Gerard Kennedy, los visitantes hablan por la noche con entusiasmo de las aventuras vividas durante el viaje en barco a Skellig Michael y del despertar de la propia fuerza. Los turistas posan junto a Darth Vader delante de un letrero que dice: “May the craic be with you” (“Que la diversión te acompañe”).

También en la nueva entrega de “Star Wars” se podrán ver escenas de Skellig Michael. Kennedy espera ansiosamente el estreno de la película, previsto para diciembre próximo, y desea que la publicidad turística en torno a la región continúe el mayor tiempo posible.

 

DATA. En avión a Dublín y de allí en coche de alquiler a Portmagee. El viaje dura unas 4 horas con 50 minutos. En tren o autobús, el viaje dura poco menos de seis horas. El aeropuerto más cercano a Portmagee es el de Kerry, situado a una hora y 15 minutos en coche. La mejor época son los meses de abril a octubre.

Deja un comentario