Cada temporada tiene su encanto en la localidad chubutense de Puerto Madryn, en la Patagonia. Las vacaciones de invierno coinciden con la llegada de la ballena Franca Austral a las costas de Chubut, donde se aparean, dan a luz y enseñan a nadar a sus crías. Hay muchas formas de acercarse para verlas y compartir un rato con ellas: desde la playa en Madryn o en El Doradillo; en los avistajes embarcados que salen de Puerto Pirámides; o en el semisubmarino Yellow Submarine, con ventanas bajo el nivel del agua e hidrófonos para poder escucharlas. Entre las excursiones, hay una nueva que combina avistaje con picnic gourmet llamada Zonotrikia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *