Cada temporada tiene su encanto en la localidad chubutense de Puerto Madryn, en la Patagonia. Las vacaciones de invierno coinciden con la llegada de la ballena Franca Austral a las costas de Chubut, donde se aparean, dan a luz y enseñan a nadar a sus crías. Hay muchas formas de acercarse para verlas y compartir un rato con ellas: desde la playa en Madryn o en El Doradillo; en los avistajes embarcados que salen de Puerto Pirámides; o en el semisubmarino Yellow Submarine, con ventanas bajo el nivel del agua e hidrófonos para poder escucharlas. Entre las excursiones, hay una nueva que combina avistaje con picnic gourmet llamada Zonotrikia.

Deja un comentario