ECOTURISMO / ESPAÑA

Para renovar energías: El Hierro, la isla verde del relax

La isla cuenta con 900 camas para huéspedes, la mayoría de ellas en casas de campo o de vacaciones. Se busca un turismo sustentable y no turismo de masas.

La costa de El Hierro es salvaje y no hay playas para bañarse. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Ideal para:

Sabine Rahtjen tiene un método interesante para despertar el interés de los turistas por El Hierro, la isla más pequeña de las Canarias. En la finca “La Paz” les dice primero a los visitantes lo que no pueden encontrar en El Hierro: “No hay industrias, grandes hoteles, autopistas, cines, zonas de copas, centros comerciales, parques de atracciones o campos de golf y ni siquiera pequeñas ciudades“. ¡Genial!

Entonces, ¿qué hay? “Un par de pueblos pequeños, una naturaleza virgen, solitaria, y mucha tranquilidad y relax”, explica Rahtjen, de 56 años, una psicoterapeuta de Hamburgo. Ella lleva 15 años viviendo en El Hierro. En la localidad de Guarazoca compró una antigua granja de burros y la convirtió en bio-finca. A veces trabaja como guía turística, pero normalmente se dedica a cultivar en su jardín toda clase de verduras biodinámicas.

A solo pocos minutos andando de su finca se encuentra el Mirador de la Peña con un restaurante panorámico. La vista llega hasta muy abajo, al valle de El Golfo, donde crecen piñas, plátanos y papayas. Se pueden divisar unos cuantos pequeños pueblos. Sin embargo, queda claro que El Hierro es una isla escasamente poblada.

GALERÍA DE FOTOS

Solo 6.000 personas viven en la isla volcánica, de 278 kilómetros cuadrados. En 2016, solo 21.000 turistas visitaron El Hierro, casi 5.000 de ellos extranjeros. La isla cuenta con 900 camas para huéspedes, la mayoría de ellas en casas de campo o de vacaciones.

Hay dos motivos por los que son pocos los turistas que visitan El Hierro, dice César Espinosa. “En primer lugar, no hay vuelos directos desde el continente. En segundo lugar, casi no hay bonitas playas para bañarse”, explica Espinosa, director de la Reserva de la Biosfera El Hierro. En el año 2000, la Unesco declaró toda la isla Reserva de la Biosfera y este es efectivamente el aspecto que tiene El Hierro.

Aquí no hay edificios de varios pisos que afean el paisaje en otras islas canarias. Tampoco se ve basura en los bordes de las carreteras o en senderos. Incluso la producción de energía es respetuosa con el medio ambiente.

“Nuestro objetivo es producir en los próximos años hasta un 100 por ciento de electricidad regenerativa”, asegura Espinosa al señalar cinco turbinas eólicas y dos embalses instalados en cráteres. Desde ya es teóricamente posible, subraya, cubrir todas las necesidades de energía de la isla con la central hidroeólica Gorona del Viento. Sin embargo, técnicamente aún es arriesgado y legalmente está prohibido cubrir todo el consumo de electricidad con fuentes energéticas regenerativas.

GALERÍA DE FOTOS

Para aprovechar el excedente de electricidad verde, el Gobierno de la isla planea ahora poner en servicio nuevos autobuses eléctricos y puntos de recarga para coches y bicicletas eléctricos. Por tanto, El Hierro tardará todavía algún tiempo en convertirse en “la isla más limpia y más verde del mundo”. Sin embargo, “este es nuestro objetivo. Queremos un turismo sustentable, no un turismo de masas“, enfatiza Espinosa.

 

LO QUE HAY QUE SABER

Cuándo viajar: Las islas Canarias tienen un clima agradable durante todo el año. No hay vuelos directos a El Hierro desde las grandes ciudades europeas. Primero hay que volar a Tenerife o Gran Canaria y desde allí continuar el viaje en avión de hélice (www.binternet.com) o transbordador. La Oficina de Turismo de El Hierro facilita información sobre los pocos hoteles y las casas de vacaciones en la isla (www.elhierro.travel).

Deja un comentario