La leyenda de Mata Hari, al desnudo en un museo holandés

Entre los objetos expuestos, también se mostrarán por primera vez en público una selección de archivos militares franceses recientemente desclasificados, relacionados con el caso de Mata Hari.

FOTO: KLIMBINS [ Ver fotogalería ]

Ficha

Ideal para: ,

| Nota publicada el 12 de septiembre de 2017

Mata Hari, la bailarina de origen holandés condenada a muerte por espionaje durante la I Guerra Mundial, fue uno de los personajes más icónicos del siglo XX. Para conmemorar el centenario de su muerte, a partir del próximo 14 de octubre, el Museo de Friesland (Leeuwarden) organiza la exposición ‘Mata Hari: el mito y la doncella’, que reunirá un centenar de objetos sobre su vida, en la muestra más extensa jamás dedicada a la espía holandesa.

Nacida en Leeuwarden bajo el nombre de Margaretha Geertruida Zelle, Mata Hari debutó como bailarina en la biblioteca del Museo Guimet en París, en 1905, para conquistar luego teatros de ciudades como Roma, Berlín, Viena y Madrid. Precisamente el Museo Guimet donó para esta muestra una estatua de Shiva y catorce marionetas wayang que formaban parte de la decoración durante sus actuaciones en aquel teatro. También de aquel período se mostrará su álbum de recortes donde ella recopilaba fotos, posters, reseñas y artículos publicados sobre ella y que será, sin duda, una de las joyas de la exposición.

Entre los objetos expuestos, también se mostrarán por primera vez en público una selección de archivos militares franceses recientemente desclasificados, relacionados con el caso de Mata Hari y que se habían mantenido bajo llave durante los últimos 100 años: informes de vigilancia, transcripciones de sus escuchas y pruebas clave, como los telegramas interceptados de un agregado militar alemán en Madrid, que proporcionan información sobre el juicio de la bailarina holandesa.

Una parte de la muestra, que se enmarca dentro de las celebraciones de Leeuwarden como Capital Europea de la Cultura en 2018, está dedicada a la niñez y juventud de Mata Hari. Un albúm de poesía, un informe escolar o poemas escritos por ella misma, nos llevan a rememorar la feliz juventud de la pequeña Margaretha en su Leeuwarden natal.

Asimismo, fotografías, cartas y objetos como un álbum que muestra la evolución de sus hijos, arrojan luz sobre su vida en las Indias Orientales y su papel como madre. La exposición, que permanecerá abierta hasta el próximo 2 de abril, sin lugar a dudas será una ocasión única para ahondar en la leyenda de esta mujer, icono de estilo y femme fatale, cuya vida ha sido llevada al cine en numerosas ocasiones.

Deja un comentario