MUSEOS

Juguetes de todos los tiempos atraen a un nuevo museo de Estocolmo

Las cavernas donde se exhibe la colección de 40.000 formaron parte de un sistema de túneles construido durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la isla era una base naval.

Ficha

Ideal para:

Una gran caverna en una isla en el centro de Estocolmo (Suecia) se transformó en un nuevo museo de juguetes que es una verdadera cueva de Aladino, con miles de juguetes incluyendo muñecas, coches, trenes y juguetes de peluche. La colección “Bergrummet-Tido de Toys & Comics” comprende unos 40.000 artículos, aproximadamente la mitad de los cuales se exhiben en el nuevo museo de juguetes en la isla de Skeppsholmen.

La colección se trasladó desde el castillo de Tido, situado cerca de la ciudad de Vasteras -oeste de Estocolmo-, donde había estado en exhibición desde 1974. Ahora, su ubicación en la capital sueca permite una mejor accesibilidad y más espacio para mostrar los “tesoros”.

La colección fue creada hace 60 años por el difunto Carl-David von Schinkel, y su hijo David von Schinkel. “Los niños, los padres y los abuelos podrán estar delante de la misma pantalla y recibir información diferente”, dijo David, quien tomó la iniciativa de trasladar la muestra a Estocolmo.

La colección ofrece diferentes temas, y está organizada en parte cronológicamente. Algunos de los artículos más antiguos datan del siglo XVII. Una habitación se dedica a los coches: un automóvil Volvo fue cortado por la mitad y los interiores fueron llenos de varios cientos de autitos que datan de principios de los años 1900 hasta la década de 1980.

Otras habitaciones tienen vitrinas con pequeñas ventanas a la altura de la rodilla, una altura adecuada para los niños. Algunas también tienen aperturas en el nivel del piso, permitiendo que los niños -y los adultos ágiles- se arrastren hacia su interior para conseguir una mirada más cercana.

El museo pretende ser un “punto de encuentro” para diferentes generaciones, donde “todas las edades pueden encontrar algo de interés”, según Jennie Andersson de la dirección del museo. “Los juguetes son fascinantes“, dijo el historiador de juguetes sueco Peter Pluntky, quien escribió los textos en las pantallas táctiles. Con el tiempo tiempo, el museo espera ofrecer los textos en 12 idiomas.

Pluntky asegura que la mayoría de los juguetes en exhibición pertenecieron a familias acomodadas. No hay muchos ejemplos restantes de los simples caballos tallados y las muñecas hechas en casa que habría sido utilizado por los niños más pobres. Alrededor del 70 por ciento de los juguetes exhibidos fueron hechos en Alemania, un país que tiene una tradición larga de la fabricación del juguete.

Deja un comentario