MUSEOS

El Bellas artes de Buenos Aires conmemora a Rodin

Noticia publicada el 1 de diciembre de 2017 “Rodin – Centenario en Bellas Artes” reúne 19 esculturas y tres dibujos del artista francés, en el año del centenario de su muerte, dentro de la muestra que en Buenos Aires se …

Foto: Pixabay [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Noticia publicada el 1 de diciembre de 2017

“Rodin – Centenario en Bellas Artes” reúne 19 esculturas y tres dibujos del artista francés, en el año del centenario de su muerte, dentro de la muestra que en Buenos Aires se puede visitar hasta febrero. El Museo Nacional de Bellas Artes de la capital argentina integra de este modo la iniciativa a nivel mundial lanzada por el Museo Rodin de París, de acuerdo a la cual las instituciones que posean colecciones del destacado escultor realicen un programa común de actividades.

Curada por Mariana Marchesi, la directora artística del Bellas Artes, la muestra se despliega en dos salas de la planta baja y puede visitarse hasta el 25 de febrero de 2018, con entrada libre y gratuita. Entre las piezas, de propiedad del mismo museo nacional, destacan “El Pensador”, de bronce, y “La Tierra y la Luna” (1898) y “El beso”, ambas de mármol, así como “La mano de Dios” (1898), en bronce.

También hay un catálogo de una muestra de Rodin en el mismo museo porteño realizada en 1934, fotos de la apertura del Bellas Artes en la cual estuvo expuesto “El Pensador”, colocado luego en la Plaza del Congreso, y una publicidad de 1929 donde esa figura da cuenta de la popularidad que adquirió en esta ciudad.

Se cumplen 100 años del fallecimiento del artista francés que renovó e inició la modernidad en la escultura“, destacó Marchesi. “La muestra está completamente integrada por obras que componen el acervo del Museo. La búsqueda fue darle una nueva mirada, que enfatice el carácter experimental que tuvo Rodin, que le valió la denominación de “gran revolucionario de las formas“, hacia fines del siglo XIX”, agregó.

Una larga relación

La relación del Bellas Artes con Rodin tiene larga data. El museo abrió sus puertas el 25 de diciembre de 1896 y su primer director fue el artista y primer historiador del arte argentino, Eduardo Schiaffino, quien compró, en persona, las obras citadas en el atelier de Rodin. En 1906 Schiaffino eligió en el atelier del escultor las obras a adquirir y así el Museo de Bellas Artes fue el primero en poseer un mármol del artista francés. De hecho, la escultura “El Beso” es un calco de una pieza original y el propio Rodin la donó al Bellas Artes, conociendo la predilección de Schiffiano por su obra.

Rodin (1840-1917) es considerado uno de los pilares de la modernidad y su influencia abarcó a varias generaciones en distintas latitudes. Con sus ensamblajes, el trabajo con telas, madera y clavos y el juego con lo fragmentario estableció nuevos estándares e influyó de forma sostenida el mundo artístico. El Museo Nacional Bellas Artes se encamina a alcanzar un récord de asistencia, con más de 600 visitantes, afirmó su director, Andrés Duprat. Además de la muestra “Miró: la experiencia de mirar”, la de Rodin inaugurada el jueves se encamina a aportar un importante caudal de visitantes.

Deja un comentario