Conectarse sobre las nubes: Cómo funciona el WiFi en los aviones

Los smartphones y las tablets son nuestros compañeros inseparables, pero sin conexión a Internet pierden gran parte de su atractivo. Las aerolíneas que tiene wifi gratis (y de pago).

Foto: Pixabay [ Ver fotogalería ]

Ficha

Noticia publicada el 4 de diciembre de 2017

Los smartphones y las tablets son nuestros compañeros inseparables, pero sin conexión a Internet pierden gran parte de su atractivo. En los aviones solía ser imposible navegar, pero cada vez más aerolíneas están empezando a ofrecer la opción de hacerlo, si bien es raro que sea gratis o barato.

Para conectar los aviones con Internet hay dos posibilidades. La primera apuesta únicamente por la tecnología satelital, que está disponible en todas partes, tanto sobre tierra como sobre el mar, pero a un alto precio. Una opción más barata pero no siempre disponible es una combinación de estaciones de telefonía móvil y satélites. En ambos casos, la señal llega al pasajero a través de puntos de acceso WiFi.

Los aviones más grandes de larga distancia de la aerolínea alemana Lufthansa cuentan ya con esta opción. “En la actualidad estamos trabajando con los aviones para las distancias medias y cortas de la familia del Airbus 320“, explica Lukas Bucher, de la compañía. “Hasta finales de 2018 queremos conseguir equipar a más de 200 aviones y ofrecer así el servicio en casi todos los aparatos del grupo Lufthansa“.

En total, el proceso de equipamiento dura cuatro días y se realiza coincidiendo con el mantenimiento del avión o cuando hay que hacer reparaciones.

Las tarifas de Internet de Lufthansa en distancias medias y cortas se diferencian según el tipo de uso. Para enviar mensajes de texto o emails basta con una tarifa de tres euros (unos 3,6 dólares) llamada “Messaging”, que tiene una velocidad baja, mientras que para la más rápida llamada “Streaming” es necesario desembolsar 12 euros.

En estos casos no hay límite de tiempo, algo que cambia en los vuelos de largo recorrido. En este caso, los costos son de entre nueve euros para 60 minutos y 17 euros por 24 horas.

El portal online “Skycanner” publicó recientemente la lista de aerolíneas que ofrecen WiFi. Mientras tanto, “Check24” encontró que entre más de 50 aerolíneas analizadas solamente una ofrecía el servicio de Internet gratis, la empresa de bajo coste Norwegian. Y en aerolíneas como Ryanair, Condor o Tuifly no existe la opción del WiFi a bordo.

En algunas líneas aéreas de los Emiratos Árabes Unidos hay una oferta gratuita limitada: en el caso de Emirates, los pasajeros pueden consumir sin pagar un volumen de datos de 20 megabytes, mientras que el paquete más grande con 500 megabytes se ofrece por 15,99 dólares (unos 13,80 euros) Y en el caso de Qatar Airways, los clientes pueden navegar gratis durante 15 minutos.

Como referencia, el streaming de música requiere un megabyte por minuto, mientras que para ver video se consume entre 2 y 8 megabytes por minuto.

El portavoz de “Check24”, Florian Stark, recomienda informarse bien antes de partir. “El servicio no existe en todos los aviones ni en todas las conexiones. Y las diferencias de costes son considerables”. En la comparativa, el acceso más caro a Internet fue el de Singapore Airlines. La aerolínea, que vende paquetes por volumen, cobra 9,99 dólares (unos 8,60 euros) por 10 megabytes.

La tecnología para tener Internet a bordo y los puntos de acceso WiFi no ponen en riesgo la seguridad del avión. La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) permite desde hace años el uso de dispositivos que no estén en modo avión. Pero deja en manos de las aerolíneas decidir qué hacer con esta autorización.

Michael Gundall, de una asociación alemana de protección al consumidor, se pregunta si es necesario este despliegue. “Los precios bastante elevados hacen pensar si realmente uno lo necesita“, dice.

¿Los emails no pueden esperar a que uno aterrice?“, señala. Y recuerda el peligro potencial de ser espiado, como en cualquier red WiFi pública. “No se debería usar la banca online ni otros aspectos sensibles“, recomienda. “Limite el uso de las redes públicas de WiFi a páginas poco problemáticas como las de entretenimiento o noticias“.

Deja un comentario