La Ópera de Berlín reabre para celebrar sus 275 años

Desde que el rey prusiano Federico el Grande encargara su construcción, la Ópera Unter den Linden es uno de los principales templos musicales del mundo.

Ficha

Ideal para:

Noticia publicada el 9 de diciembre de 2017

La Ópera Estatal de Berlín, dirigida por el argentino-israelí Daniel Barenboim, celebró esta semana su 275 aniversario con su reapertura definitiva, después de siete años de trabajos de rehabilitación. La ópera más emblemática de Alemania, que sobrevivió a dos guerras mundiales, un cambio de nombre, un incendio y un sinnúmero de reformas, se presentó este 7 de diciembre al público con una acústica mejorada y una tecnología más moderna.

La orquesta dirigida por Barenboim y el alemán Jürgen Flimm regresó con un concierto de gala hace dos meses, tras años de “exilio” en el Teatro Schiller. Pocos días después, la ópera volvió a cerrar sus puertas para permitir que se completaran los últimos detalles técnicos. “Estamos todos sumamente felices de estar de vuelta en nuestra sede en Unter den Linden”, ha asegurado Matthias Schulz, uno de sus directores artísticos. La temporada oficial fue inaugurada con un concierto de cumpleaños dirigido por Barenboim con obras de Felix Mendelssohn-Bartholdy, Pierre Boulez y Richard Strauss.

El rey Federico II de Prusia (1712-1786) encargó al arquitecto Georg Wenzeslaus von Knobelsdorff la construcción de una “ópera de la corte real” con la idea de que fuera “una palacio encantado”. La ópera de abrió sus puertas con ‘Cleopatra e Cesare’ de Carl Heinrich Graun. En la noche del 18 de agosto de 1843 se incendió casi por completo. Fue reconstruida y reinaugurada a finales de 1844.

Desde entonces, la Ópera Unter den Linden es uno de los principales templos musicales del mundo, donde Richard Strauss, Wilhelm Furtwängler, Erich Kleiber, Otto Klemperer y Herbert von Karajan, entre otros, empuñaron la batura en esta sala. En la Segunda Guerra Mundial fue destruida dos veces por las bombas. El segundo intento de reconstruirla se demoró hasta 1955, seis años antes de la construcción del Muro de Berlín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *