Ámsterdam busca ideas para combatir al turismo masivo

Todos los fines de semana, el centro de la ciudad es abrumado por visitantes extranjeros en bares de mala muerte y clubes de desnudistas. Los turistas se paran a mirar a las prostitutas en la zona roja y llenan cafés donde se vende marihuana.

PIXABAY [ Ver fotogalería ]

Ficha

Noticia publicada el 27 de diciembre de 2017

La capital holandesa, con sus célebres canales, estrechas callejuelas y una red de callejones en su zona roja, está tomando medidas para combatir el problema, tratando de mantener la ciudad atractiva para residentes y turistas por igual. Pero algunos dicen que no es suficiente. Las estadías de una noche en hoteles en Ámsterdam subieron de poco más de 8 millones en el 2006 a 14 millones en el 2016. El número de visitantes a la Casa de Anna Frank fijó récords en siete años consecutivos, y llegó a casi 1,3 millones el año pasado.

Las colas frente a la Casa de Ana Frank son siempre largas.

Todos los fines de semana, el centro de la ciudad es abrumado por visitantes extranjeros en bares de mala muerte y clubes de desnudistas. Los turistas se paran a mirar a las prostitutas en la zona roja y llenan cafés donde se vende marihuana. El concejal Udo Kock tiene un mensaje para los juerguistas: “Si la única razón por la que vienen a Amsterdam es para emborracharse, endrogarse, miren, nosotros no podemos hacer nada para impedirlo, pero no los queremos aquí”.

Lea además: Ámsterdam se renueva para ser una ciudad para los holandeses

No es solamente los jóvenes visitantes que llegan a bordo de vuelos baratos y se quedan en hoteles de bajo costo. Hay que agregar a ello las multitudes de viajeros de un día en los cruceros que atracan cerca y los huéspedes de Airbnb que arrastran ruidosamente sus maletas por las calles adoquinadas de la ciudad, y tiene una mezcla que exaspera a los locales. Con atracciones como el Museo Van Gogh, el Rijksmuseum y la Casa de Anne Frank, Amsterdam tiene numerosos lugares de interés más allá de la zona roja. El turismo inyecta dinero a la economía y crea empleos, pero el impacto de millones de visitantes en una ciudad de 850.000 habitantes es alto.

Foto: AFP

Daña el carácter de la ciudad”, dijo Kock. “Hay barrios en los que simplemente puedes ver que la gente que solía vivir allí no quiere vivir allí más”. Amsterdam está tratando de regular los problemas, pero Kock reconoce que no hay solución mágica. “Es un problema tan complicado que tienes que usar todas las políticas que puedas, grandes y pequeñas. Y tratar de ser imaginativo”. Entre las medidas en consideración están suspender la construcción de nuevos hoteles, mover la terminal de cruceros lejos del centro de la ciudad, prohibir tiendas sólo para turistas en las partes viejas y prohibir las “bicicletas cerveceras”, largos bares movidos a pedal.

Lea además: “Fuck tourism”: 10 lugares donde los turistas no son muy bienvenidos

Deja un comentario