BUENOS AIRES / PASEOS SALUDABLES

Viajes con onda verde

En varios puntos de la Ciudad, los turistas buscan mercados y restaurantes con productos orgánicos. Fotos

En varios puntos de la Ciudad, los turistas buscan mercados y restaurantes con productos orgánicos. Los porteños también están siguiendo ese rumbo. [ Ver fotogalería ]

Por Analia Melgar (*)

Más que una moda, consumir productos orgánicos es parte de una forma de vida. En Europa y en Estados Unidos, conseguirlos es sencillo. En la Argentina, estas sanas delicias todavía están algo escondidas y los turistas son quienes más van en busca de ellas, acostumbrados a consumirlas. Se las encuentra haciendo un pequeño tour por algunos barrios de Capital Federal y por los alrededores del GBA. Así se redescubren los tomates con verdadero gusto a tomate o pollos de color amarillo en vez de los blancos inflados con hormonas. Todo lo ofrecen comerciantes apasionados por su labor, que ayudan a tomar conciencia de la relación del ser humano con el mundo.

Primero hay que saber de qué se trata. El ingeniero agrónomo Gustavo Otamendi cuenta: “La producción orgánica se entiende también como ecológica o biológica. Deriva de manejar el suelo y el ambiente en condiciones saludables, para no usar agroquímicos. El producto orgánico tiene una certificación que garantiza que se han cumplido los principios mencionados. Existen varias certificadoras (por ejemplo, Argencert SRL, Letis SA, Organización Internacional Agropecuaria), a su vez, supervisadas por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa). Sus nombres y verificaciones aparecen en los empaques. También hay productos sin certificación, pero pueden ser naturales, si el proveedor o chacarero no usó agroquímicos.

Los productos orgánicos no contienen agroquímicos o residuos indeseables, tienen mejor calidad de proteínas y más cantidad de hierro, litio, magnesio y calcio. Además, su sabor es más agradable. Pese a estos beneficios, el 95% de la producción argentina de orgánicos se exporta; eso sí, el 5% que se consume localmente es una proporción mayor a la de los demás países latinoamericanos”.

Desde 1994, se fabrican más productos orgánicos y se consiguen en algunos supermercados y casas dietéticas. Pero ya es posible armar un recorrido íntegramente orgánico, entre locales, ferias y delivery.

Por su parte, Pablo Moscato, responsable de Organicoopers. Guía natural, urbana y orgánica, reconoce que muchos puntos de venta orgánicos se concentran en el barrio de Palermo –la calle Gorriti, sobre todo– y, en general, en el norte de la Ciudad; en el GBA, en zona oeste y zona sur. Pese al boom de la temática, advierte que “se trata de un cambio genuino en la persona, que busca cuidar su salud, el planeta, y se inclina por un estilo de vida asociado con el reciclaje y las terapias alternativas. Pero aún hace falta mucho esfuerzo en difundir y educar; de allí que hoy todavía no es un gran negocio poner algo orgánico”.

Mientras tanto, ¿a dónde van los turistas para conseguir las materias primas nacidas con los métodos ancestrales? El mercado orgánico más establecido en Buenos Aires es el Centro Comunal de Abastecimiento y se lo conoce como El Galpón, en Av. Federico Lacroze 4171: allí, al final de una callecita empedrada, los miércoles (de 9 a 13) y los sábados (de 9 a 18) hay mucho para saborear y comprar, entre los puestos con fruta, verdura, semillas, yerba, carne, huevos, leche, queso, yogur…, y también orgánicos no comestibles como lana, algodón, cosméticos.

También está el mercado Punto Verde: Dorrego 1429, los viernes y sábados, de 10 a 19. El Barrio Chino (Arribeños entre Juramento y Monroe) también tiene mucho que ofrecer al respecto.

Otros locales: 100% Natural (Bulnes 2042), Artesano (Lucio N. Mansilla 2748), Buenos Aires Verde (Gorriti 5657), El Rincón Orgánico (Castillo 695). Y atravesando la General Paz, los sábados de 10 a 18, se arma el mercado Sabe la Tierra, en la Estación San Fernando del Tren de la Costa (Madero y Rosario, altura Libertador al 1000). Sin salir de casa, varios delivery: www.talloverde.com, www.delahuertaasumesa.blogspot.com.ar, www.maoar.com, www.jardinorganico.com.ar.

También hay otro circuito, muy aprovechado por los extranjeros, el de los restaurantes orgánicos: Pura Vida Juice Bar (Reconquista 516), Arevalito (Arévalo 1478), Artemisia (José Antonio Cabrera 3877), Green Go (Mariscal Antonio José de Sucre 2602). Y para seguir investigando, están el Movimiento Argentino para la Producción Orgánica-MAPO (www.mapo.org.ar); la Asociación Vida Sana, de España (www.vidasana.org); o la Soil Association de Inglaterra (www.soilassociation.org).

 

GALERÍA DE IMÁGENES

Más notas sobre Gastronomía 

 

(*) Nota publicada en la edición del Diario PERFIL el sábado 28 de julio de 2012.

3 Comentarios en “Viajes con onda verde

  1. hay que recordar que la soja no es orgánica,
    Para ser organico no puede haber sido cultivado ni cerca de donde se usan agroquimicos, es muy estricto.
    y el amado yuyo no solo que ademas de ser transgenico sino que usan agroquimicos desde antes que se siembre.

  2. Pingback: Las pizzerías de Avenida Corrientes, pasión porteña | Turismo

  3. Pingback: Lo mejor de las ferias y mercados porteños

Deja un comentario