JAPÓN

Así es Aokigahara, el “mar de árboles” donde los japoneses deciden suicidarse

Aokigahara, que según la leyenda es frecuentado por “yurei”, o fantasmas de la mitología japonesa, posee una increíble belleza, pero no es un lugar para dar un paseo tranquilo. Los japoneses lo visitan para suicidarse.

Fotos: The Japan Times [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Por Darío Silva D’Andrea (Perfil.com)

Mucho antes de que la estrella de YouTube Logan Paul trajera nueva notoriedad a este bosque primigenio al pie del monte Fuji, en Japón, al publicar un video de un cuerpo colgado de un árbol, los funcionarios locales lucharon para revertir la sombría reputación del Bosque de Aokigahara como uno de los principales destinos suicidas del mundo, junto al puente Golden Gate en San Francisco, en Estados Unidos.

Históricamente, se decía que Aokigahara era frecuentado por “yurei”, o fantasmas de la mitología japonesa, y un poema de 1.000 años de antigüedad dice que se trata de un paraje maldito. En las últimas décadas se le llegó a conocer como uno de los sitios de suicidio más populares del mundo, después de una avalancha de ahorcamientos y muertes sobredosis de drogas en el corazón del bosque. Un gran problema.

El bosque ocupa un lugar preponderante en la conciencia nacional, como emblema de un persistente problema de suicidio en Japón, que tiene una de las tasas de suicidio más altas de los países desarrollados a pesar de las mejoras en los últimos años y la recesión de 2008 empeoró las cosas.

Japón viene luchando desde hace mucho tiempo para combatir su alta tasa de suicidios. En 2016, según las estadísticas publicadas por The Japan Times, cerca de 22.000 personas se suicidaron, una tasa de 17,3 por cada 100.000 personas. Ese número es una mejora sobre un pico en 2003 de cerca de 34.500 personas.

En Aokigahara suele haber un aumento en las personas que se suicidan en marzo, al final del año fiscal de Japón. Algunos llegan al bosque con sus carpas y acampan durante días, debatiendo a solas sobre su destino. Unos 105 cuerpos fueron encontrados en el bosque en 2003, mientras que la policía registró más de 200 intentos de suicidio allí en 2010. Solo 54 de ellos lograron quitarse la vida. El gobierno dejó hace años de publicar el número de suicidios en el bosque, en un intento por cambiar su reputación.

Es un lugar oscuro de belleza austera, asociado durante mucho tiempo con los demonios en la mitología japonesa, y que se ha ganado la desafortunada denominación de ‘Bosque Suicida’“, dice el periodista Rob Gilhooly, autor del libro “Suicide Forest”.

Con frecuencia se descubren cadáveres en redadas mensuales coordinadas por la policía y los bomberos voluntarios locales”, escribe Gilhooly. A medida que se mueven por el bosque, estos buscadores dejan cintas de plástico codificadas por colores ensartadas entre los árboles para marcar dónde buscaron y dónde encontraron artículos o cuerpos, o a veces simplemente para marcar el camino de regreso de este laberinto selvático“.

“Hay personas que vienen aquí para terminar con sus vidas en Aokigahara Jukai pero, sin saber exactamente dónde está el bosque, se matan en el bosque vecino”, explica Masamichi Watanabe, jefe del departamento de bomberos del área. Aun así, sus oficiales aún recuperan un promedio anual de 100 personas del bosque en varios estados de inconsciencia, incluido un número cada vez mayor que intentaba quitarse la vida inhalando gases tóxicos en sus automóviles, ya sea por los gases de escape o los quemadores de carbón que llevan por su cuenta.

Los comerciantes establecidos en el bosque también juegan un papel en la prevención de suicidios. Un ejemplo de ello es Hideo Watanabe dueño de una cafetería frente a una entrada al bosque, quien dice haber salvado de la muerte a unas 160 personas en los últimos 30 años. “La mayoría de las personas que vienen a esta área por placer lo hacen en grupos”, dijo Hideo. “Entonces, si veo a alguien solo, me acerco a hablar. Después de algunas preguntas básicas, por lo general no es tan difícil saber cuáles podrían estar aquí en una misión suicida”.

En el interior del bosque, los letreros ubicados junto a los senderos promueven una línea telefónica directa de atención al suicida. “La vida es algo precioso que tus padres te dieron” o “Piense cuidadosamente sobre sus hijos, su familia”, dicen los letreros. Otro ofrece un número para obtener ayuda con las deudas. Los lugareños patrullan el bosque, hablan con personas que están solas o que muestran signos de depresión o planes suicidas.

Aunque los funcionarios creen que tales medidas ayudaron a reducir el número de suicidios cometidos en el bosque a alrededor de 30 por año, frente a los 100 de hace una década, pero les preocupa que la nueva publicidad pueda atraer a más personas sin esperanza.

El mar de los árboles

Con un hermoso manto de cipreses y pinos que se eleva sobre las rocas de lava cubiertas de musgo del monte Fuji, el bosque Aokigahara tiene una belleza que evoca la “Tierra Media” de Tolkien o el “Bosque de Endor” en Star Wars. Sus senderos serpentean a través de los 30 kilómetros cuadrados del bosque, pero aquellos que se desvían de los senderos pueden ocultarse fácilmente.

Aokigahara es un bosque en expansión que se encuentra en la base noroeste del monte Fuji, donde el follaje es tan espeso que es conocido como el “Mar de los árboles”. El monte Fuji, o Fujisan, está a unos 100 km de la capital, Tokio, y es el pico más alto de Japón. A sus pies, el bosque de Aokigahara crece en un área de 30 kilómetros cuadrados de rocas volcánicas. El enorme bosque tiene varias cuevas llenas de hielo, y algunas partes son populares entre los turistas.

Pero no es un lugar para dar un paseo tranquilo. Los bosques están llenos de árboles densamente retorcidos, y la lava absorbe el sonido, dando a los visitantes una misteriosa sensación de soledad. Cientos de personas lo eligen como el lugar para pasar sus últimos momentos y caminar sin la intención de abandonar Aokigahara.

El suicidio, un problema para Japón

El bosque saltó a la fama en 1960 en la novela Nami no Tō (“Torre de las olas”) como el escenario romántico para un suicidio por una pareja de jóvenes amantes. La novela fue escrita por uno de los escritores más conocidos de Japón, Seicho Matsumoto.

Desde entonces, apareció como un destino de suicidio en otras novelas, programas de televisión y películas, incluidas dos películas estadounidenses de 2016, “The Forest”, un thriller de terror , y “The Sea of ​​Trees”, un drama protagonizado por Matthew McConaughey el que un hombre estadounidense que fue al bosque a suicidarse, antes de conocer a un japonés que está allí por la misma razón.

Algunos creen que la tradición de usar el bosque está basada en la tradición “ubasute” del siglo XIX, en la que los ancianos japoneses eran abandonados en los bosques para que murieran allí, como una forma de eutanasia, frecuente en épocas de sequía y hambruna. Incluso el libro “El manual completo del suicidio” ( de Tsurumi Wataru) se refiere a Aokigahara como un lugar “perfecto para morir”, además de que califica al ahorcamiento como una “obra de arte”. La publicación vendió millones de copias pero fue censurado en Japón.

“Es un círculo vicioso”, dijo Yutaka Motohashi, director del Centro de Apoyo de Japón para Contramedidas contra el Suicidio. La gente viene al bosque “porque es un lugar famoso”. El centro alienta a los medios de comunicación a observar las directrices de la Organización Mundial de la Salud al evitar “información detallada sobre el sitio” incluso de los intentos de suicidio. Es todo lo que pueden hacer las autoridades para detener a los japoneses que, en su mayoría reacios a ayuda, suelen culparse de todo lo que les sucede.-

 

Deja un comentario