TURISMO HISTÓRICO

De Atlanta a Memphis: un viaje por la vida de Martin Luther King

Hace 50 años que Martin Luher King fue asesinado y varios museos de varias ciudades estadounidenses asumieron la tarea de preservar el recuerdo del activista y su obra.

Ficha

Región:

Ideal para:

En el cenicero hay diez cigarrillos apagados. El café en la taza de al lado está frío. La habitación 306 del “Lorraine Motel” en Memphis, en el estado norteamericano de Tennessee, está exactamente igual que cuando Martin Luther King la abandonó el 4 de abril de 1968 a eso de las 18:00 horas, poco antes de que lo alcanzaran las balas mortales de un francotirador. Los visitantes del National Civil Rights Museum (Museo Nacional de los Derechos Civiles), que desde 1991 está instalado en el hotel, pueden echar una mirada al interior a través de un cristal.h

Hace 50 años que Martin Luher King fue asesinado. El carismático premio Nobel de la Paz 1964 había logrado muchas cosas para los derechos civiles y electorales de los afroamericanos en Estados Unidos. Sin embargo, poco antes de su muerte también había expresado su frustración por el hecho de no haber podido hacer más contra la desigualdad económica en el país. Los contemporáneos de King son hoy ancianos o tampoco siguen vivos. Varios museos asumieron la tarea de preservar el recuerdo del activista y su obra.

En esta nota, hacemos un recorrido con cuatro etapas de Atlanta a Memphis, pasando por Montgomery y Birmingham.

1. Atlanta

En la casa natal de Martin Luther Kings en Atlanta las visitas están restringidas a seis o siete recorridos por día y a 15 participantes por grupo.


La casa natal. Su tumba en una isla en una piscina artificial frente al Centro Martin Luther King. La vieja Iglesia Bautista Ebenezer, donde el padre de Martin Luther King trabajó como pastor. Todo está muy cerca lo uno de lo otro en el barrio de Auburn. La entrada a estos lugares es gratis.

Sin embargo, el acceso a la casa natal, de madera pintada de amarillo, donde MLK, tal como muchas veces lo llaman utilizando sus siglas, está restringido a seis o siete recorridos por día y a 15 participantes por grupo. Sobre todo en verano hay mucha afluencia de visitantes.

Quien quiera saber más sobre el movimiento por los derechos civiles de los años 50 y 60 debe visitar la exposición en el Center for Civil and Human Rights en el centro de Atlanta. El museo muestra mediante históricas imágenes televisivas con qué argumentos los defensores de la segregación creían en el pasado que se debía mantener este modelo social que separaba a las personas por el color de su piel.

El King Center en Atlanta expone la vida y la obra de Martin Luther Kings.


 

2. Montgomery

Esta iglesia en Montgomery fue el primer destino de Martin Luther King como pastor en 1954. Más tarde se cambió el nombre a Dexter King Memorial Church.


Rosa Parks se llamaba la mujer que en 1955 se negó a ceder su asiento en un autobús a pasajeros blancos y que por esta razón fue arrestada. El incidente fue el detonante del boicot de los negros a los autobuses de Montgomery, que duró 381 días y que terminó cuando un tribunal decretó el fin de la segregación en los autobuses. Uno de los organizadores de esta resistencia pacífica fue Martin Luther King, quien había ocupado en 1954 en Montgomery su primer puesto de pastor.

La iglesia de MLK era lo que hoy es la Dexter King Memorial Church. Este templo forma parte del US Civil Rights Trail, una ruta creada a principios de 2018 que enlaza varios escenarios del movimiento por los derechos civiles y que pasa por más de 110 localidades en 14 estados y en Washington.

Ningún estado norteamericano tiene una presencia tan fuerte en el US Civil Rights Trail como Alabama. Tan solo en Montgomery hay diez lugares conmemorativos. Rosa Parks tiene su propio museo y en el Civil Rights Memorial Center se recuerda a las al menos 41 personas que murieron en la lucha por los derechos civiles, entre ellas Martin Luther King.

En el Civil Rights Memorial Center se recuerda a las al menos 41 personas que murieron en la lucha por los derechos civiles, entre ellas Martin Luther King.


 

3. Birgmingham

Un monumento en el parque Kelly Ingram en Birmingham recuerda a los niños y jóvenes que mató la policía durante una protesta en 1963.


En la mayor megalópolis de Alabama, las leyes segregacionistas fueron durante mucho tiempo especialmente duras. “El Gobierno de la ciudad había establecido reglas para cada pequeño detalle del día a día“, cuenta Barry McNealy, quien guía a los visitantes por el Birmingham Civil Rights Institute (CRI), otro museo impresionante sobre el movimiento por los derechos civiles. Aún en 1950 estaba prohibido en la ciudad que blancos y negros jugasen juntos al béisbol, baloncesto y al fútbol americano.

Aunque los negros suponían casi el 40 por ciento de la población, en el año 1940 solo podían vivir en el 11 por ciento de la superficie de la ciudad. Entre 1945 y 1962 se registraron 50 atentados con bomba de motivación racista, que le dieron a la ciudad el apodo de “Bombingham”.

El 12 de abril de 1963, Martin Luther King fue detenido durante una marcha de protesta en Birmingham. Pocas semanas después, miles de escolares se manifestaron en calles y plazas de la ciudad contra la segregación. La Policía local, comandada por el inspector jefe Eugene “Bull” Connor, respondió de forma brutal reprimiendo a los adolescentes con mangueras contra incendios y perros pastores agresivos. Las imágenes televisivas causaron en todo el mundo estupor y contribuyeron a aumentar el apoyo político al movimiento por los derechos civiles.

En el parque Kelly Ingram hay varios monumentos que hoy recuerdan a aquellos tiempos. Ahí también hay una estatua de MLK que mira hacia la iglesia bautista en la calle 16th Street, donde el 15 de septiembre de 1963 explotó una bomba que mató en el sótano a cuatro chicas. El reloj de la iglesia, que a causa de la detonación quedó parado a las 10:22 horas, puede verse hoy en una exposición en el edificio de ladrillo.

 

4. Memphis

Una corona de flores recuerda que Martin Luther King murió en 1968 frente a la puerta de la habitación 306 del “Lorraine Motel” en Memphis.


La última estación de la ruta. Martin Luther King viajó en 1968 a Memphis, a orillas del Mississippi, para apoyar una huelga de basureros negros. El National Civil Rights Museum explica lo que motivó a los basureros a ir a la huelga. Sin embargo, la exposición también se remonta a los tiempos de la esclavitud, que duró casi 250 años en Estados Unidos.

Quien quiera también puede escuchar a Martin Luther King pronunciando en 1963 su famoso discurso “I have a dream” (Tengo un sueño) en Washington. El sitio forma parte del museo asimismo la casa situada al otro lado de la calle desde la cual el hombre llamado James Earl Ray supuestamente realizó los disparos mortales contra King. La exposición también aborda la pregunta de si Ray fue en realidad el único tirador. El museo no da la respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *