DESTINOS OTOÑALES

5 parques nacionales para recorrer en bici este otoño

Algunas de las principales áreas protegidas de la Argentina ofrecen al visitante la posibilidad de disfrutar del deporte y la naturaleza en su estado más puro.

Entre bosques patagónicos, espectaculares paredones rojizos e infinidad de palmeras. Con amigos, en pareja, con la familia o solos… La bicicleta es una práctica de ecoturismo elegida por muchos viajeros, del país y del mundo, para vivir la naturaleza de los Parques Nacionales argentinos de una manera saludable.

1. Los Arrayanes

Un sendero de 12 kilómetros une la neuquina Villa La Angostura con el Bosque de Arrayanes, a lo largo de la Península de Quetrihué: un camino para maravillarse ante la belleza de nuestra Patagonia y observar vistas magníficas del lago Nahuel Huapi. Se puede hacer el recorrido en ambos sentidos, siempre teniendo en cuenta el uso compartido de la senda con peatones y las dificultades en sectores empinados.

2. Talampaya

Recorrer en bici este Parque, declarado Sitio de Patrimonio Mundial por la UNESCO, requiere esfuerzo debido al suelo arenoso del Cañón de Talampaya. Los viajeros más deportistas podrán llegar a dos emblemáticos puntos panorámicos: el Jardín Botánico y la geo-forma La Catedral.

El recorrido por esta joya de la provincia de La Rioja se realiza a través de excursiones guiadas desde la Base Choique, a 13 kilómetros de la entrada del área, y se recomienda reservar con anticipación en la Asociación Civil de Guías del Parque.

Consejos de viaje para disfrutar al máximo los parques nacionales de Argentina

3. El Palmar

En esta área protegida del Litoral, los senderos son custodiados por cientos de palmeras de yatay. En bicicleta se puede visitar el arroyo de Los Loros, donde se bañan carpinchos y lobitos de río, y un mirador que permite apreciar el contraste entre el paisaje natural y los campos aledaños.

El prestador de servicios organiza en este parque entrerriano travesías de hasta catorce ciclistas por grupo (se sugiere planificar previamente la salida consultando la disponibilidad).

4. Lihué Calel

Puerta de entrada a la Patagonia argentina, este Parque pampeño invita a recorrer la ecorregión Monte de Llanuras y Mesetas, con parches de Espinal. El recorrido a través del circuito vehicular -también apto para bici- comienza en el área de acampe y permite llegar al Sendero de las Pinturas, que conduce a aleros con arte rupestre. En el camino, los viajeros podrán apreciar el Cerro de la Sociedad Científica, el punto más elevado del Parque con 590 metros de altura.

Son 24 kilómetros ida y vuelta de dificultad media, unas tres horas de mountain bike. ¡Atención! Únicamente se realiza con guía habilitado.

5. Nahuel Huapi

El primer Parque Nacional del país, en la provincia de Neuquén ofrece sendas de distintas dificultades, siempre rodeadas por el encanto de los bosques patagónicos. Al sur, una travesía de dificultad media invita a recorrer unos veinte kilómetros en paralelo al Río Manso.

En la zona centro, el viejo trazado de la ruta 237 recorre unos ocho kilómetros de baja dificultad por la margen Este del Lago Guillelmo, en ambas direcciones. Y en las cercanías de la ciudad de Bariloche, la senda que comienza en Villa Catedral y culmina en la seccional Lago Gutiérrez tiene unos diez kilómetros en total.

Por las pendientes y curvas, esta última travesía está diseñada sólo para ciclistas con experiencia en bicicleta de montaña.

 

Fotos | 7 parques nacionales que hay que visitar en 2018

 

Fotos: Gentileza de Parques Nacionales (APN)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *