ALOJAMIENTOS

Todos contra Airbnb: estas ciudades restringen la oferta de viviendas de uso turístico

No solo los hoteleros protestan, sino también los vecinos, porque la conversión de viviendas en alojamientos para turistas hace que los precios de alquiler se disparen.

Todos contra Airbnb: estas ciudades restringen la oferta de viviendas de uso turístico [ Ver fotogalería ]

Ficha

Ideal para:

Nota publicada el 20/08/2018


La gran promesa de Airbnb consiste en pasar las vacaciones como un nativo, más económico y más personal que en un hotel. Esto les gusta a muchos turistas. Airbnb es la más grande pero no la única empresa que ofrece alojamientos privados para las vacaciones. En muchas ciudades, estas ofertas se están convirtiendo cada vez más en un problema. No solo los hoteleros protestan, sino también los vecinos, porque la conversión de viviendas en alojamientos para turistas hace que los precios de alquiler se disparen.

Por esta razón, muchas ciudades turísticas muy populares decretaron restricciones para Airbnb, Wimdu y otras empresas similares. El principal problema es el alquiler de viviendas enteras, no tanto el de habitaciones individuales. Esta es la situación en algunos destinos turísticos populares:

Berlín

La capital alemana endureció en febrero de 2018 las normas para el llamado uso no apropiado de viviendas. Una portavoz del ayuntamiento berlinés explica que el objetivo es impedir el mal uso de espacios habitables. Quien quiera ofrecer una vivienda completa tiene que notificar esta intención previamente al ayuntamiento y solicitar un permiso para el arrendamiento. Los anfitriones reciben un número de registro que tienen que incluir en sus anuncios, lo que facilita los controles. La ventaja para el turista está clara: así pueden comprobar rápidamente si un alojamiento se alquila legal o ilegalmente.

Ámsterdam

La capital de Holanda también ha endurecido las reglas para impedir el uso inapropiado de viviendas. A partir de 2019 solo estará permitido arrendar una vivienda a turistas durante un máximo de 30 días al año. El límite actual es de 60 días. Entre 2013 y 2017, el número de viviendas para turistas en Ámsterdam había aumentado de 4.500 a 22.000. Con el endurecimiento de las normas, la ciudad pretende reducir la presión del turismo masivo sobre algunos barrios especialmente afectados. Ámsterdam es una de las metrópolis europeas más populares como destino turístico.

Londres

En la zona metropolitana de la capital británica, una vivienda completa solo se puede arrendar durante un máximo de 90 días al año. Para poder alquilar una vivienda durante más tiempo, el anfitrión tiene que solicitar un permiso. En Airbnb, el calendario del anfitrión se bloquea automáticamente cuando se ha llegado al límite de los 90 días. A partir de ese momento ya no se pueden hacer nuevas reservas.

París

La capital francesa estableció el 1 de enero de 2018 un límite de 120 días por año para el arrendamiento de viviendas enteras. Esta norma vale para los distritos I hasta IV del centro de la ciudad. El calendario del anfitrión se bloquea cuando el período de 120 días está completado. A partir de ese momento ya no se puede alquilar la vivienda a través de la plataforma Airbnb.

Desde diciembre de 2017, los dueños están obligados a solicitar un número de registro en el ayuntamiento. Sin embargo, muchos de ellos no cumplen con esta norma. El ayuntamiento de París acusa a Airbnb de no respetar las reglas para el arrendamiento durante poco tiempo de viviendas amuebladas a turistas. Según las autoridades, la ciudad ha perdido en cinco años 20.000 viviendas de alquiler, que en su mayoría fueron convertidas en casas de vacaciones.

Palma de Mallorca

La situación en la capital de Mallorca es tensa. En esta ciudad, los alquileres han aumentado en un 40 por ciento en menos de cuatro años, también a causa de plataformas como Airbnb. Por esto, el ayuntamiento de Palma de Mallorca ha prohibido radicalmente el arrendamiento de viviendas enteras a turistas. Además, las casas unifamiliares solo pueden arrendarse si no se encuentran en terrenos rurales protegidos o si se encuentran cerca del aeropuerto o en zonas comerciales.

Nueva York

En esta metrópoli estadounidense está ahora prohibido legalmente alquilar viviendas en edificios plurifamiliares durante más de 30 días cuando el anfitrión no está presente. Si el anfitrión vive en la vivienda, no hay restricciones. Sin embargo, en estos casos sí pueden existir reglas de zonificación o reglamentos internos que prohíben el subarrendamiento. Por esto, lo mejor es consultar siempre al dueño. Además, Airbnb ha establecido para Nueva York una norma que prohíbe que un anfitrión ofrezca más que un solo alojamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *