Tras meses de crisis, Nicaragua tardará años en volver a atraer turistas

Antes del estallido social, el país centroamericano figuraba como un destino muy atractivo al turismo de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. La violencia generó pérdidas superiores a los 230 millones de dólares.

En la Isla de Ometepe, que era uno de los destinos más codiciados de Nicaragua, la crisis llegó para quedarse. Foto: Pixabay [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

20/11/2018


La crisis social y política que afecta a Nicaragua desde abril es tan grave que el país podría tardar hasta cinco años en normalizar la actividad turística, consideró Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nicaragüense de Turismo (CANATUR). A causa del conflicto más de 600.000 turistas dejaron de visitar Nicaragua este año, lo que provocó pérdidas superiores a los 230 millones de dólares, dijo la empresaria al canal “100%Noticias”.

“Considero que tardaremos de tres a cinco años en recuperar la confianza del turismo internacional en Nicaragua, que el turista se atreva a incluirnos como un país estable y seguro”, dijo Valenti. La presidenta de Canatur comentó además que, antes de las protestas estudiantiles que estallaron el 18 de abril y fueron sofocadas con violencia por la policía y los paramilitares, Nicaragua figuraba como un destino muy atractivo al turismo de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.

Recordó que costó mucho alcanzar ese puesto, debido a que durante décadas Nicaragua fue vista como un país de guerras y conflictos. “Otra vez estamos en una situación difícil y ya no cumpliremos las metas de este año”, dijo Valenti. Agregó que espera que el Gobierno busque una solución a la crisis a través de un acuerdo político, a fin de que “el país recupere su estabilidad y su seguridad”.

Durante las protestas, el Gobierno movilizó a cientos de policías y paramilitares que realizaron capturas y redadas en las principales ciudades del país e incluso en sitios turísticos de playa y de montaña, haciendo que los turistas extranjeros se fueran del país. Según datos oficiales, en 2017 el turismo dejó ingresos por unos 700 millones de dólares, 9% más que el año anterior y una suma equivalente al 14 por ciento de las exportaciones totales del país.

Ya en agosto, CANATUR reportaba pérdidas de 230 millones de dólares y de 70.000 de los 120.000 empleos del sector, debido al cierre de centenares de pequeños hoteles, bares y restaurantes. Mientras tanto, la crisis dejaba 200 muertos según el Gobierno y 325 según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque ONGs de derechos humanos elevan la cifra de víctimas a 528.

Según María José Rodríguez, abogada del no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), al menos 32 personas han sido detenidas en la isla, mientras cientos de jóvenes se refugiaron en la espesura de los volcanes para huir de la Policía. “Ometepe era uno de nuestros principales destinos turísticos”, comentó Valenti. “El hecho de que la isla esté prácticamente militarizada no manda un buen mensaje al turista ni ayuda a la normalización de la situación en el país”, añadió.

 

D.S.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *