MEDELLÍN. En las calles de la ciudad, Pablo Escobar es omnipresente en estampillas, tazas, camisetas, llaveros y todo tipo de souvenirs que son elaborados por comerciantes informales y ofrecidos a gran parte de los 1,9 millones de visitantes que recibió la ciudad en los últimos dos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + 20 =