DESTINOS / BULGARIA

Plovdiv, Capital Cultural europea 2019 : el despertar de la “bella durmiente”

Situado en la parte alta de la ciudad, el casco viejo museístico, domina todo el paisaje urbanístico de esta ciudad del sur de Bulgaria. Hoteles pintorescos, un teatro romano y yacimientos arqueológicos.

Ficha

Ideal para:

Los restos de construcciones romanas monumentales y los templos cristianos, judíos y musulmanes cuentan la historia de la viejísima ciudad ferial, construida en tres colinas, que con sus aproximadamente 330.000 habitantes es actualmente la segunda urbe más grande de Bulgaria. Enclavada en la planicie tracia, en la intersección de grandes rutas comerciales, la historia de Plovdiv va desde la colonización prehistórica hasta el renacimiento búlgaro del siglo XIX.

Plovdiv, en el sur de Bulgaria, se diferencia en su periferia poco de otras ciudades de la antigua Europea del Este socialista. Sin embargo, en su parte interior es una de las ciudades más antiguas de Europa. Junto con la italiana Matera, Plovdiv será en 2019 Capital Europea de la Cultura.

Temenuzhka y sus amigos están sentados delante de su tienda en el centro de Kapana, el antiguo barrio de artesanos de la ciudad. “Espero que como Capital Europea de la Cultura nuestra ciudad atraiga a muchos clientes”, dice la mujer mientras mira la bisutería en el escaparate de su tienda.

Hasta hace pocos años, el barrio histórico de Kapana estaba abandonado a su suerte, hasta que el ayuntamiento decidió rehabilitarlo como eslabón entre el casco viejo y la zona comercial de la ciudad. Desde entonces, en las plantas bajas de los edificios se ha instalado una gran diversidad de pequeños negocios.

Debajo del área peatonal con sus tiendas de jabones y zapaterías se esconde el estadio romano del siglo II después de Cristo, que tiene una extensión de 180 metros. En muchas tiendas se puede ver el yacimiento arqueológico a través de fondos de cristal.

Situado en la parte alta de la ciudad, el casco viejo museístico, popularmente llamado la “bella durmiente”, domina todo el paisaje urbanístico. Hoteles pintorescos, cuyos vestíbulos se parecen a elegantes salones, se alternan con las fortificadas mansiones de las familias de comerciantes. La más conocida es la Casa Balabanov. Detrás de gruesos muros susurran fuentes situadas en jardines idílicos.

El teatro romano no tiene nada que envidiar a otras estrellas arquitectónicas de la Antigüedad. Con sus 7.000 plazas y vistas a las montañas Ródope, sirve todos los veranos como escenario para festivales de ópera y conciertos. Sin embargo, no solo los lugares históricos fueron determinantes para que Plovdiv fuese elegida Capital Europea de la Cultura. La ciudad compitió en la presentación de su candidatura también con una gran diversidad de proyectos.

Sin embargo, muchos de ellos no han sido ejecutados todavía, como el saneamiento del cine “Kosmos”, un palacio cinematográfico modernista de principios de la década de los 60, “donde mucha gente vio su primera película extranjera”, según explica la directora artística Svetlana Kuyumdzhieva. Una elegante escalera de caracol comunica la sala, con capacidad para 900 personas, con el vestíbulo. Según los planes originales, el antiguo cine sería transformado en un centro cultural con biblioteca y sala multifuncional. “Estamos trabajando en ello”, dice Kuyumdzhieva.

Matera, de “vergüenza de Italia” a Capital Europea de la Cultura

D.S.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *