EN FOTOS

Máscaras, ángeles y drama: así comenzó el icónico Carnaval de Venecia

Se trata de un desfile de casi 10 días que conmemora una fiesta de mediados del siglo XV cuando el rey de la “Republica” de Venecia decidió acercase a su pueblo y vivir momentos alegres juntos para conocerlos.

Las máscaras sin expresión, los ropajes de seda y bordados, y los arlequines a rombos confieren a este Carnaval un toque misterioso e inquietante. (Fotos: Alberto PIZZOLI / AFP) [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Ideal para:

(26/02/2019) El carnaval de Venecia (Italia) comenzó este domingo excepcionalmente con el vuelo de dos ángeles desde el campanario en la plaza de San Marcos, con la tradicional “María” precedida por una joven que padece la enfermedad de Crohn. Ocurre cada primer domingo de carnaval en Venecia, cuando una joven, elegida “María” en la edición anterior, se lanza desde el campanario agarrada a un cable, lanzando confeti a las miles de personas disfrazadas, con máscaras y ropa de época, reunidas en la plaza.

Este año, Erika Chia, de 20 años, se plegó a la tradición, sonriente, con la música de “Space Oddity” de David Bowie. “Mi corazón late a 1.000 por hora. Me imaginaba que podía ser muy emotivo pero no hasta este punto”, dijo. Antes que ella, excepcionalmente se lanzó desde el campanario un “ángel guerrero”, Micol Rossi, de 27 años, con quien los organizadores quisieron agregar a la tradición y la alegría un mensaje de esperanza y tenacidad, con la música del “Bolero” de Maurice Ravel.

“Fue una emoción única ver toda la ciudad de Venecia desde arriba, es la ciudad más bella del mundo”, declaró Micol Rossi. “Me lancé en nombre de muchos que sufren de una enfermedad en este momento. Y pensé en ellos, en sus habitaciones de hospital o a la espera de una intervención quirúrgica como a la que me voy a someter”. El carnaval, que durará hasta el 5 de marzo, habría sido creado en Venecia en 1162, luego de una victoria militar. Cayó en el olvido luego y fue organizado nuevamente por la municipalidad a partir de 1980.

Se trata de un desfile de casi 10 días que conmemora una fiesta de mediados del siglo XV cuando el rey de la “Republica” de Venecia decidió acercase a su pueblo y vivir momentos alegres juntos para conocerlos. Entonces decidió que la nobleza debía salir disfrazada y mezclarse con la gente a quien gobernaba. La iniciativa del rey indujo a fiestas y carnavales que se hicieron tradición. Las clásicas máscaras blancas, adornadas con finos detalles, con el paso de los siglos fueron cada vez más coloridas y carnavalescas.

El evento alcanzó una importancia social tal que cuando Napoleón invadió la cuidad, en 1797 lo prohibió por considerarlo una amenaza. A raíz de esto el carnaval estuvo en receso más de 180 años, hasta que se recuperó hace 39. Las máscaras sin expresión, los ropajes de seda y bordados, y los arlequines a rombos confieren a este Carnaval un toque misterioso e inquietante.

D.S.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *