LOS MÁS VIAJEROS

Los turistas chinos dejan de visitar países en desacuerdo con el régimen

“El gobierno chino nunca admitió que reduce los números de turistas para castigar a otros países. Pero ciertamente lo hace”, dice The Economist.

Según un informe publicado por la Academia de Viajes de China, los viajeros chinos realizaron 130.5 millones de viajes al extranjero en 2017, gastando más de US$ 115 millones, lo que convirtió a China en la mayor fuente mundial de turismo saliente durante cinco años. Otro informe reveló que los turistas chinos gastaron un promedio de US$ 762 por persona en sus compras durante su viaje más reciente al extranjero, mientras que los turistas no chinos solo gastaron un promedio de US$ 486 por persona. FOTO: PEOPLE'S DAILY [ Ver fotogalería ]

Ficha

(01/03/2019) Desde 2012, China ha sido la mayor fuente de turistas del mundo. Los viajeros chinos acumularon casi US$ 150 millones de viajes al extranjero el año pasado y sus gastos, de más de US$ 250 mil millones en 2017, superan con creces el de sus contrapartes estadounidenses. Sin embargo, la tendencia en estos momentos es la disminución de viajes chinos a países cuyos gobiernos están enfrentados o no mantienen relaciones cordiales con el régimen comunista chino. Es lo que se denomina “diplomacia turística”.

El portavoz del Partido Comunista, el Diario del Pueblo, dice que esto se convirtió en una herramienta “importante e indispensable” de la política exterior de China, es decir al igual que el turismo chino puede ganar amigos, también se puede utilizar su reducción para mostrar el descontento. “Algunos analistas llaman a esta táctica ‘armar’ el turismo emisor”, dice The Economist. “En los países donde los visitantes chinos desempeñan un importante papel económico, cualquier contracción de China que pueda frenar el flujo pronto genera ansiedad”.

Nueva Zelanda, donde el turismo es la mayor fuente de divisas y China es la mayor fuente de turistas, es una de las naciones afectadas. Un artículo del Global Times, un periódico sensacionalista controlado por el Partido Comunista, alimentó las preocupaciones en Nueva Zelanda de que el entusiasmo de China por del turismo estaba disminuyendo. El periódico dijo que las “relaciones políticas tensas” habían “provocado boicots” por potenciales visitantes chinos.

El resentimiento de China puede disminuir. El 19 de febrero, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, negó los informes de que su gobierno había prohibido a una empresa, “Spark”, usar equipos del gigante tecnológico chino “Huawei”, y la  edición en el extranjero del Diario del Pueblo informaba el 15 de febrero que el “fervor” entre los turistas chinos por los viajes a Nueva Zelanda estaba “en constante aumento”. Se refirió al lanzamiento del año del turismo como “próximo”.

“El gobierno chino nunca admitió que reduce los números de turistas para castigar a otros países. Pero ciertamente lo hace”, dice The Economist. “Tomemos Taiwán, donde el número de visitantes de China creció rápidamente después de la elección en 2008 de un presidente amigo de China, Ma Ying-jeou. Fue reemplazado en 2016 por uno escéptico de China, Tsai Ing-wen. La cantidad de viajes chinos se redujo de casi 4,2 millones en 2015 a alrededor de 2,7 millones el año pasado. La causa más probable es la presión directa o indirecta del gobierno sobre los operadores turísticos de China para reducir el número de paquetes turísticos”.

Después de que Corea del Sur instaló un sistema de defensa de misiles de propiedad estadounidense, en 2017, ese país también sufrió un descenso dramático en los visitantes de China. A finales del año pasado, las restricciones parecían haberse relajado y a finales de 2018 se calculó que hubo cerca de 5 millones de visitas de turistas chinos, en comparación con los 4 millones del año anterior. Japón y Filipinas también sufrieron el boicot. En 2012, durante las protestas contra los japoneses en China, el número de visitantes chinos a Japón disminuyó considerablemente.

En 2012, algunas agencias de viajes chinas suspendieron los viajes en grupo a Filipinas durante un enfrentamiento entre ese país y China en el Mar de China Meridional. Con la llegada de Rodrigo Duterte, amigo de China, a la presidencia filipina, China había superado a EE.UU. como principal fuente de turistas. Turquía había estado disfrutando de un auge del turismo chino, pero el 9 de febrero de 2019 el gobierno de Recepp Tayyip Erdogan calificó al gulag de la provincia china de Xinjiang como una “gran vergüenza para la humanidad”. El gobierno de Xi Jinping respondió con una alerta de seguridad para los viajeros chinos a Turquía, como lo hizo recientemente para Canadá, otro país envuelto en una disputa relacionada con la tecnológica “Huawei”, acusada de espionaje.

“La cantidad de intromisión del gobierno chino responsable de la caída de los números es muy difícil de calcular”, dice The Economist. “El sentimiento patriótico público, aunque azotado por la retórica oficial, también puede ser un factor importante. Los agentes de viajes cautelosos en China reducen proactivamente los viajes a ciertos países cuando sienten que el ambiente diplomático se está agriando, dice alguien en el negocio”. Sin embargo, todavía son miles los turistas chinos que ignoran la manipulación comunista sobre sus destinos. El gobierno puede detener a los grupos de turistas que contratan agentes de viaje oficiales, pero los viajes independientes todavía son mucho más difíciles de frenar.

D.S.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *