Fotos | Por qué visitar Senegal y Gambia, en 17 imágenes cautivadoras

Hoy, un viaje a ambas naciones se despliega como la armonía del contrapunto. Senegal es el precursor de la producción urbana de colorido arte, música y moda, mientras que el río de manglares de Gambia exige una exploración sin prisa en un tranquilo reino de aldeas con techo de paja y mercados de trueque. Esto es lo que no se debe perder.

Hogar de la orden sufí de la Hermandad Mouride y un lugar de peregrinación para los devotos, la sofocante ciudad desértica de Touba cuenta con la mezquita más grande de África subsahariana. FOTOS: BLOOMBERG [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: , ,

Ideal para: , , ,

Publicado el 22 de julio de 2019

Allí, donde las amenazadoras arenas del Sahara desbordan sobre la despreocupada costa atlántica, nace Senegal, un cóctel cultural con sabores reminiscentes de Marruecos y el Caribe, pero con un sabor propio inconfundible. Su capital, Dakar, está a punto de convertirse en el próximo centro global del mundo, con un nuevo aeropuerto internacional y grandes planes ya avanzados para una súper ciudad vanguardista a proximidad. Fuera de la capital, en sus rincones más remotos, Senegal se entrega firmemente a su “teranga” -palabra en idioma wólof local que significa “generosidad de bienvenida”- en la misma medida que Costa Rica se libra a la frase “pura vida” o Japón a su hospitalidad “omotenashi”.

Senegal, el país más occidental de África continental, también rodea a la nación más pequeña del continente. Gambia, con solo 48 kilómetros de ancho en su punto más amplio, está escondida unos 338 kilómetros tierra adentro desde su capital oceánica Banjul, a lo largo del serpenteante sendero del río Gambia. Si bien el vecino que la rodea tiene una fuerte influencia colonial francesa, Gambia estaba en poder de los británicos, quienes, según la leyenda, navegaron por el río soltando balas de cañón en la costa. Las bombas que caían establecieron la frontera de la colonia, que creció aislada lejos de las vastas posesiones de África Occidental (en realidad, un acuerdo de 1889 entre las potencias coloniales estableció las fronteras).

Hoy, un viaje a ambas naciones se despliega como la armonía del contrapunto. Senegal es el precursor de la producción urbana de colorido arte, música y moda, mientras que el río de manglares de Gambia exige una exploración sin prisa en un tranquilo reino de aldeas con techo de paja y mercados de trueque. Esto es lo que no se debe perder.

1. Saly

La Riviera senegalesa, donde los acomodados capitalinos pasan el fin de semana lejos de la capital, queda en la ciudad costera de Saly, una cadena de hoteles y condominios de lujo bordean la costa atlántica hasta el desierto interior. Miembros de la jet set de África toman selfies en el nuevo bloque de hoteles de Le Lamantin en la playa Blue Bay Beach, un complejo completamente dotado de energía solar con vista al mar, amplias piscinas y un spa dedicado.Fotógrafo: giuliano2022 / iStockphoto

2. Monumento al Renacimiento Africano

Construida para conmemorar el 50 aniversario de la independencia de Senegal, esta audaz escultura de bronce y cobre en las afueras de Dakar domina la ciudad y sus torres del mar. Su estilo un tanto soviético se puede atribuir a sus constructores norcoreanos, una selección extraña, considerando que estaba destinada a anunciar el ascenso de África al escenario global. Con sus 52 metros de alto, el monumento al Renacimiento Africano es la estatua más alta del continente y eclipsa en tamaño a la Estatua de la Libertad de Nueva York y al Cristo Redentor de Río de Janeiro.

3. Lago Rosa

Conocido localmente como lago Retba, este cuerpo de agua de kilómetro y medio de longitud, a tan solo una hora de Dakar, brilla con un tono extraño, a veces rosa tipo Barbie, a veces más naranja, debido a una bacteria de color rojo que se siente atraída por la alta salinidad del lago. Los aldeanos del área recolectan la sal para venderla en toda la región, especialmente para conservar pescado, mientras que los turistas buscan las propiedades curativas del agua con un remojo (más como flotar) en la versión del Mar Muerto en África occidental.

4. Saint-Louis

Con un poco más de infraestructura y de limpieza general, la ciudad de la costa norte de Senegal, en la frontera con Mauritania, está a punto de convertirse en la Habana de la región. Alguna vez capital de las vastas posesiones coloniales de Francia por África occidental, el barrio central de Saint-Louis es un vecindario protegido por la Unesco con majestuosas mansiones, algunas exquisitamente restauradas, la mayoría en mal estado. Sin embargo, un aire elegante persiste, ya que las mujeres envueltas en telas coloridas tienden a sus recados diarios y se escucha suavemente jazz que se escapa de los cafés y panaderías.

5. Parque Nacional de las Aves del Djoudj

Después de desafiar las traicioneras arenas del Sahara, más de 400 especies de aves migratorias reposan para calmar la sed y tener a sus crías en las pantanosas aguas de Djoudj, uno de los santuarios avícolas más grandes del mundo. Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, los humedales son un paraíso para observadores de aves -que compilan listas de aves que ven tan rápido como sea posible- que se mueven entre atestadas colonias de pelícanos, garcetas y garzas en lancha a motor, y toman fotos de los 3 millones de criaturas que visitan durante los meses de invierno.

6. Los zocos de Dakar

El salvaje mercado de Dakar está repleto de productos frescos, pescados flácidos, canastas tejidas y artículos artesanales elegantes. Son de esperar las negociaciones y abucheos en Marché Kermel, ubicado en una pintoresca estructura de la época victoriana, una vez reservada para coloniales europeos, luego pruebe Marché Soumbédioune, un depósito de pescado que se transformó en un enclave para artistas aficionados que pregonan diseños para turistas.

7. Dormir en un árbol baobab

El baobab es el símbolo de Senegal -su tronco antiguo y etéreo adorna el escudo de armas del país- y el árbol vivificante se encuentra a los lados de la mayoría de las olvidadas carreteras del país. En el delta del Salum, con vistas a una laguna tranquila, puede dormir en una casa de árbol situada sobre un espécimen poderoso en Les Paletuviers. Los huéspedes con algunas noches más de sobra pueden pernoctar en Plage d’Or, una isla privada en la desembocadura con bungalós simples y dispersos que están completamente fuera de la red.

8. Isla Kunta Kinteh, Gambia

En los años 1650, cuando las potencias imperiales de Europa comenzaron a dividir el mundo, la realeza de Curlandia -un pequeño ducado en la actual Letonia-, envidiosa de las tierras lejanas de sus vecinos, lanzó sus propias expediciones coloniales y declaró suya una estación comercial de la isla en el río Gambia. La única presencia del Báltico en África cambió rápidamente de manos cuando los holandeses, luego los franceses, usurparon el control del puesto. Al final, los ingleses ocuparon la isla. La isla se está erosionando rápidamente, pero varias estructuras británicas permanecen.

9. Crucero por el río Gambia

Haga lo que hicieron los británicos coloniales (menos el racismo etnocéntrico y la conquista, por supuesto) e inicie su exploración de Gambia a través de su río homónimo. Peregrine Adventures dirige la única operación verdaderamente de lujo del país, aloja a pequeños grupos a bordo del Harmony G, un yate de lujo, durante los primeros meses del año antes de desviar el barco hacia las islas griegas Cícladas. La travesía de una semana abarca las principales atracciones del país, cubriendo casi la totalidad de la nación de 480 kilómetros.

10. Mercados de Gambia

Coloridos espacios llenos de actividad donde se cruzan las dispares comunidades del país, los mercados de trueque de Gambia son totalmente cotidianos y carecen de infraestructura turística o mercancías, una hermosa recompensa para el viajero más intrépido.

11. Los hipopótamos salvajes y los chimpancés del Parque Nacional del Río Gambia

Como parte de un proyecto de reintroducción de chimpancés que comenzó en la década de 1970 para aumentar la población de primates diezmada en la región, varias grandes islas continentales a lo largo del río Gambia ahora tienen comunidades de chimpancés sostenidas y en crecimiento. Hipopótamos pomposos chapotean en las aguas circundantes para escapar del calor tropical.

12. Taxis de locura

Si bien las carreteras de Senegal son algunas de las mejores del continente, el transporte interurbano es un poco más arcaico. Los taxis y autobuses son vehículos de segunda mano armados por astutos mecánicos locales, pintados en colores vivos y llenos hasta las agallas con pasajeros y equipaje. Los tiempos de tránsito nunca son una certeza, ya que los antiguos vehículos son propensos a descomponerse en el medio del viaje, tal vez debido al hecho de que en cada viaje transportan mucho más que su capacidad de peso en comestibles, artículos para el hogar e incluso ganado.

13. Piraguas

Las embarcaciones tradicionales de los pescadores locales son barcos de madera con forma de plátano untados con capas de pintura brillante y personalizados por sus capitanes.

14. La gran mezquita de Touba

Hogar de la orden sufí de la Hermandad Mouride y un lugar de peregrinación para los devotos, la sofocante ciudad desértica de Touba cuenta con la mezquita más grande de África subsahariana. Es un florecimiento arquitectónico deslumbrante de mármol cortado a mano y acabado detallado de madera, con un alminar central en alza.

15. Círculos megalíticos de Wassu

Como un Stonehenge, estos grupos de pilares de laterita son parte de una constelación de anillos de gran alcance que se remontan al siglo III AC, signos de una sociedad elaborada y estratificada que alguna vez existió en la zona. Muchas de las piedras intrincadamente talladas marcan cementerios en los que los arqueólogos han descubierto cerámicas antiguas y herramientas de hierro.

16. Isla de Gorea

Justo frente a la costa del centro de Dakar, Isla de Gorea posee una serenidad ventosa, un respiro tranquilo del sofocante calor de la parte continental, que contradice su historia como una notoria estación de comercio triangular para los esclavos africanos capturados que se enviaban al Nuevo Mundo. La mansión-prisión de un viejo maestro cuenta con la poética Puerta de No Retorno, que quede frente al mar y lo que entonces eran barcos de inhumana carga humana. Hoy en día, gran parte de la isla rinde un solemne tributo a la liquidación sistemática de africanos con destino a América y el Caribe actual.

17. Cementerio de Joal-Fadiouth en el delta de Salum

Un tranquilo y ribereño reino de barcos lentos e islas secretas, el Salum se explora mejor con Steppes Travel, que tiene estrechos vínculos con una colección de pequeños centros turísticos de todo el delta de Salum. Una parada en Joal-Fadiouth es imprescindible; en Fadiouth, a través de un notable puente desde la comunidad continental de Joal, una comunidad de cristianos y musulmanes vive en armonía en un islote hecho de conchas de almeja. Su cementerio interreligioso es una anomalía que hace que el municipio tenga un constante tráfico turístico.

Bloomberg / Brandon Presser

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *