DESTINO: BRASIL

Es hora de celebrar: los 100 años del Leblón de Río de Janeiro

Por Flavia Tomaello. La herencia de las playas de Ipanema se despereza en los márgenes de Leblón, barrio que se prepara para celebrar su primer centenario.

La urbanización de principios del siglo pasado realizada por el alcalde Carlos Sampaio inició un proceso que puso a Leblon en un nuevo escalón de la vida carioca. Hoy florece la vida citadina con tiendas, playa, restaurantes y puestas de sol. Pies en la arena, buceo y poesía. [ Ver fotogalería ]

Publicado el 24 de julio de 2019

El francés Charles Le Blond regenteaba una modesta empresa dedicada al aceite de ballena cuando la ciudad aún desconocía el valor que proyectaría ese sitio para la próxima centuria. Para 1919 se estableció la primera planta del barrio que, ya por entonces, se conocía, en referencia a su habitante, como “Leblon”, quien había ocupado la mitad del vecindario de hoy. Desde entonces, cada 26 de julio se conmemora su día, pero, para este año espera un evento especial con su aniversario 100.

Comenzó siendo pequeña colonia francesa que dio origen al reconocido reducto carioca, establecida en la Bahía de Guanabara y apoyada por los indios Tamoios. Poco duró la tonada francesa, ya que fueron dominados por los portugueses. El gobernador portugués Antônio Salema, extendió la ropa infectada con el virus de la viruela en las orillas del Lago Rodrigo de Freitas como modo de desalentar a los indios y construir ingenios azucareros, ¡el plan funcionó!

Para 1880 los refugiados negros cobijados por los portugueses de la zona se dedicaron a cultivar camelias. Las mismas flores que son emblema de la lucha contra la esclavitud y que se hicieron famosas por ser las preferidas de la reina Isabel II para aromatizar sus habitaciones privadas. La urbanización de principios del siglo pasado realizada por el alcalde Carlos Sampaio inició un proceso que puso a Leblon en un nuevo escalón de la vida carioca. Hoy florece la vida citadina con tiendas, playa, restaurantes y puestas de sol. Pies en la arena, buceo y poesía.

Invitación a la fiesta

Es en Leblón donde el Philip Stark de Latinoamérica llevó su vida personal a un hotel. Oskar Metsavaht, es médico, fotógrafo y propietario de la primera marca sustentable de indumentaria de Brasil, con tiendas allí, Italia, Estados Unidos, Japón, Grecia, Argentina y Uruguay. Su visión renacentista de la creatividad lo llevó a crear Janeiro recuperando un edificio tradicional el “Marininha”, frente del archipiélago de las islas Cagarras. Materiales innovadores como el uso de la paja o el lino con diseño que incluye hasta los uniformes del personal.

En Janeiro la brisa es buena, de pie sobre la arena y los brazos abiertos hacia el Atlántico. La naturaleza colabora con el archipiélago de Cagarras que se pierde en un azul para perder de vista. La antigua Marina All Suites donde Janeiro sentó sus bases para traer al vecindario un nuevo concepto de alojamiento que busca integrar lo urbano con lo natural. El proyecto ha sido curado por Methsavaht, pensando especialmente en la riqueza de la esencia carioca. Para celebrar los 100 años de Leblón el Bar de Janeiro espera con un menú de tapas único y una nueva versión del chopper de mandarina clásico, se invita a una puesta de sol desde las 17 con música acorde a la propuesta. Dónde mejor?

Siga a la autora en su blog y en Instagram

D.S.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *