CONSEJOS DE VIAJE

¡No te desesperes! Consejos para afrontar un sismo durante tus vacaciones

A veces sabemos que estamos viajando a un sitio en el que pueden producirse temblores. Otras, los sismos nos toman por sorpresa.

En agosto de 2018, centenares de turistas tuvieron que ser evacuados tras el terremoto de 7 grados en Lombok (Indonesia). [ Ver fotogalería ]

Ficha

(Publicado el 30 de agosto de 2019)

A veces sabemos que estamos viajando a un sitio en el que pueden producirse temblores. Otras, los sismos nos toman por sorpresa. Por eso es importante llevar, no importa adónde vayamos, algunos buenos consejos en el bolsillo.

¿Qué se puede hacer en esos casos?

– Si estás en un edificio y no puedes salir rápidamente al exterior, lo mejor que puedes hacer es evitar intentar salir. Si lo haces, corres serio riesgo de lastimarte con objetos que caen o con trizas de vidrio. Es mejor que busques un refugio debajo de un mueble firme, sea una buena mesa o una cama. Quedate allí quieto hasta que el sismo termine. Incluso si el mueble se mueve mucho.

– Los marcos de las puertas también son un buen sitio en estos casos de emergencia. O podés recostarte sobre el suelo, al lado de una pared interna estructural, lo más lejos posible de cualquier ventana. En ese caso, protegete la cabeza y el rostro con los brazos. Ni se te ocurra utilizar el ascensor, que podría ser dañado por el temblor y quedarse atascado.

– Si el sismo te toma por sorpresa cuando estas fuera, al aire libre, el sitio más seguro es una plaza abierta, lejos de edificios, árboles y faroles. Lo mismo vale para los conductores, que deberían evitar estar en pendientes pronunciadas, ya que pueden producirse desprendimientos.

– Si tiembla cerca de la costa, es mejor buscar refugio lo más lejos posible del agua y en un punto alto para evitar estar cerca del mar en caso de que el terremoto desate un tsunami.

– Es recomendable tener siempre a mano antes de viajar una lista de teléfonos útiles (por ejemplo, el de la embajada argentina), sobre todo para destinos que suelen ser sacudidos por fenómenos naturales. Una opción es llevarlos ya anotados en la agenda de contactos del teléfono, aunque siempre se pueden llevar en una nota de papel en varios lugares, como en el monedero, en la mochila con la que se viaje a diario y en los bolsillos de varios pantalones.

D.S.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *